Las varias muertes de Rita Barberá

Rita Barberá, salió de la sede del Tribunal Supremo, rodeada de periodistas y cámaras de televisión, después de declarar ante el Magistrado Cándido Conde-Pumpido por un presunto delito de blanqueo de un capital de ¡1.000 euros! Ese día no hubo sentencia, pero antes de comparecer ante la Justicia ya era un cadáver político. Además, se le habían impuesto dos penas: la de Telediario y la accesoria de inhabilitación para el ejercicio de cargo político (como Francisco Camps, expresidente de la Generalitat Valenciana, declarado no culpable en el mediático juicio de los trajes, y Sonia Castedo, exalcaldesa de Alicante, a la que el juez le archivó el “caso Rabasa” al no apreciar delito).

La tercera pena para Rita Barberá fue su muerte físicaCon ella también feneció el derecho de presunción de inocencia, uno de los pilares fundamentales del sistema democrático.

La virulencia con la que ha sido atacada la Sra. Barberá (sin ir más lejos, el sábado anterior a la declaración judicial de Rita Bárbera, una periodista inmisericorde, y de derechas, María Claver, había pontificado en el plató de La Sexta Noche:“esta señora debe purgar sus pecados”) solo puede explicarse porque ha permanecido 24 años al frente de la capital de la Comunidad Valenciana y tercera ciudad de España, llegando a ser presidenta de la Federación Española de Municipios y Provincias, y destacada dirigente del Partido Popular en el ámbito estatal. Por ello, al tiempo que concitaba la simpatía de la mayor parte del pueblo valenciano -y como producto de la impotencia política generada a sus adversarios políticos-, fue objeto del odio visceral de los dirigentes, afiliados y simpatizantes de los partidos opositores, un sentimiento tan negativo que algunos han llegado a confundir con la defensa de sus ideologías, tan vacías…

Una vez abierta la veda mediática contra los casos de corrupción en España que, mayoritariamente, provenían de la época de bonanza económica anterior a la crisis, los partidos valencianos de la oposición, así como los de ámbito estatal y sus aliados mediáticos, se lanzaron a la yugular de los líderes del PP de la Comunidad Valenciana, hasta conseguir descabezar a esta de sus principales referentes políticos. Como ya hemos señalado, las piezas cobradas hasta el momento presente son de caza mayor.

Nos sobran los motivos para tratar de explicar este fenómeno que teledirige la política española:

  1. En general, ante la falta de propuestas políticas y de alternativas ideológicas a la actual crisis del sistema capitalista, los medios de comunicación -con la ayuda inestimable de los partidos políticos de la oposición-, enarbolan la bandera de la lucha contra la corrupción con el objeto declarado de sanear dicho sistema. Así se matan dos pájaros de un tiro: no hace falta elaborar teorías y praxis políticas creativas y renovadoras y, además, se obtiene la atención y el favor de una opinión pública indignada y autocomplaciente, libre de cualquier responsabilidad en materia política o social. Por otra parte, los medios de comunicación aumentan los niveles de audiencia, dado el morbo que supone el escarnio padecido por los dirigentes políticos y, con un poco de empeño, se puede conquistar el poder político desbancando a (presuntos) corruptos.
  2. Dentro del sector político, cabe destacar la actitud del partido Ciudadanos, que en el pacto de investidura con el PP de Mariano Rajoy había obligado a incluir en él la cláusula según la cual el abandono del cargo tenía que producirse nada más se produjera la imputación (investigación) del político afectado. La cobardía y el tacticismo inherente al PP y, más en concreto, al Cuarteto de Jóvenes Vicesecretarios y sus allegados dirigentes valencianos, abrió la vía para que Rita Barberá tuviera que optar entre abandonar el escaño en el Senado o darse de baja en su partido, condenada a la más absoluta soledad. Misión cumplida: Rita Barberá ha abandonado también el Senado, para siempre…
  3. ¿Y qué decir de le persecución política llevada a cabo por Unidos-Podemos y sus confluencias contra Rita Barberá? Para ellos ha encarnado el tótem diabólico de la corrupción española, cuando no había sido condenada por ningún delito. Ni muerta han dejado que descansara en paz, estos tipejos corruptos (así calificaban a la fallecida) de Unidos Podemos, y de las becas black, las subvenciones de los regímenes dictatoriales de Irán y Venezuela, los pelotazos con viviendas de protección pública… y los máximos responsables de corromper con su demagogia barata y sus mentiras el sistema democrático nacido con la Constitución de 1978, eso sí, con la ayuda inestimable de más de una plataforma mediática.
  4. Compromís, por su parte,  ha destacado como Liga Anticorrupción a la valenciana. Así, su lideresa Mónica Oltra ha escalado a las más altas cimas mediáticas, principalmente, en el holding Atresmedia (La Sexta), pues el papel que tenía reservada en los platós de televisión era el de martillo contra la (presunta) corrupción del PPCV. Sin embargo, con el ataque furibundo a los principales dirigentes de los populares valencianos ha contribuido, inconscientemente, a dar rienda suelta y expandir el menosprecio (por no decir odio) de los líderes mediáticos y políticos hacia el pueblo valenciano, de manera que en la mente de buena parte de los españoles y valencianos (tan propensos a caer en el autoodio), Valencia se ha convertido en la tierra por antonomasia de la corrupción, por encima de la Andalucía de los ERE falsos y el fraude de los cursos de formación; el Madrid de las tramas Gürtel y Púnica; y la Cataluña de los Pujol y de las mordidas del 3-5% en la contratación pública. Parece que Compromís -que se declara fuerza nacionalista de izquierdas- confunde la reedición del cordón sanitario construido alrededor del PP, y pergeñado en el Pacte del Tinell catalán, con la defensa firme de los intereses del pueblo valenciano.

De todo lo anterior, solo cabe esperar el ahondamiento en la desvertebración inveterada del pueblo valenciano, por el descabezamiento de su principal partido, y la inexistencia de una fuerza valenciana capaz de negociar/imponer una Agenda Valenciana con un Gobierno español necesitado de sumar apoyos para poder sobrevivir.

Nadie parece desear que la Comunidad Valenciana deje de representar el papel asignado durante siglos: el de Cenicienta de un sistema que necesita alguien que pague la fiesta de todos, y que se retire del baile sola, sin rechistar…

Rita Barberá, descanse en paz.

 

Anuncis

Rita Barberá. ¿’Nueva política’, o ancestral ‘caza de brujas’?

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada“.

Friedrich Gustav Emil Martin Niemöller

 

El pasado jueves, día 15 de setiembre, se cumplían ocho años desde la caída del banco  Lehman Brothers, fenómeno que fue visto como paralelo a la caída del  Muro de Berlín, aunque con efectos hacia el sector capitalista. Tal fue el estrépito que causó el derrumbe de buena parte del sector financiero en EE.UU. y en todo el mundo, que muchos ideólogos y buena parte de los medios de comunicación opinaron que se abría una nueva era del capitalismo; que hacía falta una reforma en profundidad del mismo (Sarkozy dixit), y hasta algunos agoreros hablaron del fin del sistema.

Se analizaron y se publicaron como nunca las causas y los efectos nefastos de la crisis económica desatada en aquella época; se destaparon las prácticas abusivas e inmorales de los capitostes de las grandes empresas, fundamentalmente de las pertenecientes al sector financiero, principales responsables de la creación de productos de dudosa legitimidad ética (hipotecas subprime…) y de la generación de la burbuja inmobiliaria. En un primer momento, se reaccionó rápidamente contra estas prácticas empresariales abusivas y EE.UU. encontró su chivo expiatorio en  Bernard Madoff, enjuiciado y condenado en un santiamén a 150 años de prisión.

En España también se produjo el desfile por los tribunales de justicia y la entrada en prisión de empresarios insignes, como  Díaz Ferrán, expresidente de la  CEOE, además de los procesos seguidos contra antiguos dirigentes de las extintas cajas de ahorro.

Los efectos de la crisis y estas prácticas empresariales abusivas, provocaron el nacimiento y desarrollo del movimiento denominado de ‘los indignados’, que se extendió por el globo terráqueo y amplió su condena hacia los partidos políticos tradicionales y los medios de comunicación que actuaban como voceros del sistema capitalista. Ciñéndonos a España, el movimiento indignado del 15-M cristalizó en la formación del partido político  Podemos, gracias a la inercia (ya debilitada) de aquel movimiento, y, principalmente, a la omnipresencia mediática de su líder carismático  Pablo Iglesias.

Tras la caída del gobierno socialista de  José Luis Rodríguez Zapatero -por su nefasta gestión de la crisis económica-, vino la mayoría absoluta del gobierno del  Partido Popular, con  Mariano Rajoy al frente.  Las medidas restrictivas en materia económica que tuvo que adoptar este gobierno para cumplir con los parámetros impuestos por la  Unión Europea, y  el afloramiento de casos de corrupción que procedían de la época de bonanza económica (investigados por la Administración de Justicia y/o los medios de comunicación, y difundidos a la opinión pública por estos),  provocaron el debilitamiento electoral del bipartidismo imperante en el sistema constitucional español, con la emergencia de nuevas formaciones como la antedicha Podemos (que pugnaba por el electorado de izquierdas) y  Ciudadanos (competidor del Partido Popular).

Hasta ahora, las carencias electorales del  PSOE y del PP eran suplidas por  Convergència i Unió, un partido nacionalista catalán de corte moderado. Con la radicalización hacia posicionamientos independentistas de dicha formación, se cierran las posibilidades de pacto con los partidos hegemónicos españoles y  se abre una nueva época en las que la elección de Presidente del Gobierno y la formación del mismo, han de recaer en los partidos emergentes, más fácilmente en Ciudadanos, dados los postulados de Podemos en materia socioeconómica y su reconocimiento del derecho a la autodeterminación de los pueblos de España.

Precisamente,  Ciudadanos, haciéndose eco de la ola informativa que invade los telediarios y los espacios televisivos de tertulia, ha recogido la antorcha en pos de la lucha contra los casos de corrupción y coloca a la misma como punto casi exclusivo de sus propuestas programáticas, sobre el cual ha de girar la política de pactos de investidura y/o de gobierno, de manera que el partido que desee pactar con Ciudadanos ha de asumir sus reglas de actuación en materia de corrupción.

La formación de  Albert Rivera alcanzó un pacto de investidura y de gobierno con el socialista  Pedro Sánchez, en el que se incluía la dimisión de los cargos públicos y las autoridades en cuanto se abriera el juicio oral. Últimamente,  Ciudadanos ha  impuesto (así lo explicitan los miembros de este partido)  al PP del candidato a la Presidencia del Gobierno Mariano Rajoy, que la dimisión de dichos cargos públicos y autoridades ha de producirse simplemente con la  imputación de los mismos. De esta manera tan clara lo señala el Sr. Rivera con motivo de la apertura de causa en el Tribunal Supremo de la senadora valenciana Rita Barberá:

Evidentemente, esta medida ya era deseada con el objeto de llegar a cobrar una  pieza de caza mayor, pues era previsible la imputación (ahora investigación) de la veterana y popular (en ambos sentidos de la palabra) política: 24 años alcaldesa de la Ciudad de Valencia y que se despidió del cargo a pesar de haber ganado las elecciones, porque se reeditaron los principios del denominado  Pacte del Tinell catalán, que se ejemplifica en este  tuit de la formación política valenciana que tiene un ojo puesto en campo ideológico de la izquierda, y otro en la constitución de la nación catalana:

Así, entre cordones sanitarios, eliminación de cargos públicos por ser sujetos de una simple investigación judicial,  nos encaminamos hacia una sociedad como la descrita en la película  Minority Report (Sentencia previa), donde no ya los presuntos, sino los posibles  delincuentes futuros sean detenidos antes de cometer el crimen. Solo que en nuestro caso  la fuerza del PreCrimen estará dirigida por los  holdings de la comunicación, y el papel de PreCognitivos lo representarán los líderes políticos de las fuerzas emergentes.

Nada nuevo bajo el sol…  Todo nos retrotrae a la época medieval donde se producían las denominadas  cazas de brujas, consistentes en quemar en la hoguera a mujeres sospechosas de provocar fenómenos climáticos perniciosos, y de diversos males personales atribuidos a poderes demoníacos. Además, eran acusadas de llevar una vida sexual disoluta… En definitiva,  escarnio público como reacción ante el miedo que nos causa el  diferente y el odio que sentimos hacia él, sobretodo si manifiesta potencias superiores a las del común de los mortales.

Al paso que vamos (presentando a la corrupción como  único tema del debate político-mediático), entrar en política ha de llegar a ser una experiencia similar a  la de subirse al  Tren de la Bruja… para que te den…