El ‘procés’: Mucho ruido y pocas plumas

Cada vez más, la política española se parece al Juego de la Oca. Aunque el tiempo y la sociedad avancen sin remisión, de vez en cuando tropezamos con determinados obstáculos que nos hacen volver a estadios históricos ya superados.

Podemos pasar por alto los intentos de enmendar los males de la Transición, que alguien pretende identificar con el régimen franquista, de ahí que las fuerzas progresistas en el Congreso de los Diputados hayan propuesto remover los huesos de Franco en un intento de reivindicar la fallida II República y de vencer en la Guerra Civil que ganó un dictador, nombrado Jefe del Estado el 1 de octubre de 1936, y muerto en la cama de forma natural, tras su última aparición en público que tuvo lugar en la plaza de Oriente de Madrid, también un día 1 de octubre, pero de 1975, el mismo día en que nació oficialmente la organización armada GRAPO .

Sin embargo, ya es casualidad que, con la victoria Pedro Sánchez en las primarias socialistas, el PSOE vuelva a la casilla de salida de su convulsa guerra interna, que tuvo lugar en la posada socialista de Ferraz el día 1 de octubre de 2016, cuando el entonces Secretario General (el mismo Pedro Sánchez) fue defenestrado en un patético Comité Federal.

Para un año justo después, el 1 de octubre de 2017, el Molt Honorable President de la Generalitat Catalana Carles Puigdemont, ha anunciado -que no convocado como publicaba la televisión pública española en un alarde de inocencia política-, pues Puigdemont no convoca ya que no firma nada, sino que, con boca nada más, pretende marcar un hito político que, en todo caso, debe plasmarse sobre el papel mediante la utilización de una pluma, o de cualquier otro artilugio destinado al efecto.

Con esta forma de hacer política que tiene el independentismo catalán, en su afán de tirar la piedra y esconder la mano, el procés para la independencia (virtual) de Cataluña, iniciado por el Astut Mas y continuado por su heredero -nombrado a dedo- para establecer la República Catalana, Carles Puigdemont, retorna al punto de origen de la creación de tan extenso, penoso y pesado procés, cargado de anuncios de bravatas y que añade más suspense a la ya de por sí inestable situación política actual.
Así como en el mundo del deporte no hay otra información más que la relativa al Real Madrid (y al Barça, como principal adversario), la Cataluña-que-quiere-decidir ha garantizado su protagonismo exclusivo en la agenda político-mediática española.
De este modo, la vida y los problemas de otras personas y de otros pueblos no existen para los medios de comunicación. Y eso significa un empobrecimiento del sistema democrático, porque la democracia no se reduce a votar de vez en cuando, sino que (para ser más completa) debe conllevar una atención directa a los problemas de la gente, de la mayoría de las personas y colectivos, aunque se trate de entidades minoritarias. Además, las personas y los colectivos solo se sentirán identificados con un sistema que les haga visibles y les reconozca su dignidad individual y colectiva.
El Sr. Puigdemont (y Cia.), deberían ser conscientes de que el resto de los humanos esparcidos por la piel de toro estamos enfermos de bits sobre un proceso soberanista que no para de lanzar anuncios de retos al sistema democrático español y, a la hora de la verdad, esconde la pluma con la que firmar la convocatoria de un referéndum solo anunciado, a la manera de Artur Mas, su tutor político, experto en marear la perdiz en estos asuntos. Si lo necesario para cumplir su destino supremo es una buena pluma, seguro que, con una buena campaña en las redes sociales, podrá obtener alguno de los modelos más sobresalientes.

Por otra parte, el marco elegido para la Anunciación (del -presunto- referéndum) no puede resultar más adecuado: El Pati dels Tarongers de la Generalitat de Catalunya señala el papel asignado a la Comunidad naranjera por excelencia: la Valenciana, la única pobre (cuya renta per cápita es inferior a la media española), que termina por ser pagana (es contribuyente según el sistema de financiación autonómica).

 

20150715_202921

Ortifus, portada del libro El finançament valencià, de Vicent Cucarella

Pues, el procés solo puede acabar de dos formas, ambas negativas para los intereses del pueblo valenciano:

  • Aunque resulte fallido, en cuanto a la consecución de la independencia de Cataluña, ha tiempo que no cesa de chorrear el grifo de las inversiones del Estado hacia esa Comunidad Autónoma.
  • Si, por una de esas casualidades de la vida, las fuerzas soberanistas lograran la casi imposible desconexión catalana de España, Cataluña saldría del marco de las comunidades contribuyentes al sistema autonómico, con lo que se incrementaría la presión contributiva sobre la Comunidad Valenciana, la más pobre de las paganas, pero a la que el Estado Español siempre ha tenido por más muelle.

Una vez las fuerzas anunciantes del apocalipsis catalán han abandonado el escenario del crimen (contra la Constitución Española), queda solo en el Pati dels Tarongers Armando, el pollo valenciano, corriendo de un lado para otro sin cabeza, desplumado, y cuyo único destino ha de ser condimentar la paella que será ofrecida en homenaje a catalanes, vascos, canarios, y “españoles todos”.

(Fuente de la fotografía: eldiario.es)

 

Mariano nos quiere gobernar

Kagemusha (La sombra del guerrero). Escena final

“Sereno como el bosque, inmóvil como la montaña”, Takeda(o) Ra-joy  es coronado por la Triple Alianza como Líder del Clan de los Hispanos. Seguro de sus posibilidades e imbuido de la fuerza que le dieron las urnas, no ha hecho más que seguir el consejo de un individuo de su estirpe, un tal Cela: “Quien resiste, gana“.  ¡Japó(n)!, ¡chapó!, no pudo dejar de exclamar Baldo-ví.

 

Mariano, empieza a dar  grano

En el discurso de la segunda sesión de investidura, Mariano Rajoy  ha señalado que la batalla no se acaba con su nombramiento como Presidente del Gobierno, sino que ese Gobierno necesita gobernar y, para ello, hay que aprobar leyes fundamentales como la de los Presupuestos del Estado, cosa a la que el portavoz del Grupo Socialista, Antonio Hernando, le ha contestado que “de entrada, no”.

La posición del PSOE se antoja muy complicada, ya que, por una parte, ha facilitado con su abstención mayoritaria y responsable el gobierno del PP, pero también ha de luchar por erigirse en el principal partido de la oposición a Mariano Rajoy. La resolución de este dilema – y de los demás- dependerá de la actitud que adopten los grupos políticos en el Congreso con el objeto de establecer una reforma en profundidad del sistema democrático que nace con la Constitución Española de 1978  -cosa que daría inicio a la denominada  Segunda Transición  hacia un nuevo modelo de Estado-, o que, finalmente, se decanten por fijar unas reformas de menor calado dirigidas a actualizar la legislación laboral, a modificar el modelo educativo, etc.

Tanto en un sentido como en el otro, la aprobación de las normas que han de permitir gobernar al Gobierno, puede basarse en la consecución de pactos con diferentes fuerzas políticas.

El PP ya tiene un pacto con Ciudadanos Coalición Canaria: 170 escaños, cuando la mayoría absoluta está en 176. Si el ‘grano’ de Mariano llega a subir al ‘tractor’ de Aitor (Esteban, del  PNV), el PP puede contar con 175 votos favorables para aprobar normativas beneficiosas para unos y otros. Aún falta 1 escaño

20150715_202921

El ‘tractor’ de nuestro Clan siempre ha ido bien cargado desde Valencia a Madrid. Ilustración: Ortifus, de la portada del libro El finançament valencià, de Vicent Cucarella, Ed. Bromera

Y Compromís tiene 4 diputados … Sin embargo, nadie ha mirado hacia las tierras valencianas para buscar alguna alternativa favorable a la gobernabilidad del Estado, y  los diputados de Compromís no se siente concernidos. ¿Por qué? La respuesta está en el viento de la Historia: el nacionalismo valenciano se ha configurado como una fuerza de izquierda, siguiendo la consigna ideológica de  Joan Fuster.  Como en la fábula de la rana y el escorpión, este pica a la rana generosa porque, según él: “no he tenido elección, es mi naturaleza“. Y a Compromís siempre le  sale rana  el PP… por la derecha .

No obstante, la gravedad de los problemas que sufre la sociedad valenciana, deberían hacer reflexionar al conjunto del valencianismo político sobre la conveniencia de poner en duda alguno de los dogmas inamovibles y de poner al día su ideario político, al objeto de permitir que suban al ‘tractor’ que va de Madrid a Valencia las soluciones a los problemas que afectan al conjunto del pueblo valenciano:

  • Un sistema de financiación injusto donde la Comunidad Valenciana es  pagana, a pesar de ser  pobre (la renta per cápita es inferior a la media española).
  • El cierre de RTVV, lo que hace a la valenciana como la única con lengua propia (y sin ella) que no dispone de su medio de comunicación autonómico.
  • Los obstáculos para las inversiones estatales en infraestructuras valencianas, así como la puesta a punto del Corredor Mediterráneo, tan importante para el impulso de la economía valenciana, mediterránea, española y europea.
  • La falta de una política estatal en materia hídrica que facilite la llegada de ese recurso fundamental para el campo valenciano.
  • Las previsibles consecuencias nefastas del “brexit” que planean sobre nuestras exportaciones, el sector turístico y el fenómeno residencial de británicos en el territorio valenciano.

Alguien le propuso a Joan Baldoví (portavoz de Compromís) un   juego de sobres  en el debate de la segunda sesión de investidura, que no se sabía bien si discurría entre la magia, la entrega de premios de los Oscars de Hollywood  y la denuncia de la corrupción del PP. Con ello consumió su escaso tiempo de intervención. En cambio, Ana Oramas  (Coalición Canaria), compañera de escaño de Baldoví dispuso del mismo tiempo y  fue al grano: explicó su posición responsable y exigente a la vez; puso en su sitio al joven  rufián  independentista y  faltón; y dejó bien claro que sus esfuerzos irán dirigidos, fundamentalmente, hacia la defensa de los intereses del pueblo canario.
Dicen que los periodos de crisis son momentos de oportunidades y de renovación. En esta etapa en la que imperan las debilidades de todos los partidos políticos presentes en las instituciones del Estado, puede surgir la fuerza capaz de generar un sistema constitucional más justo y democrático.

También puede suceder que una fuerza valencianista llamada a ser decisiva, quede circunscrita a representar un papel insignificante en la política española,  con la consecuencia de dejar desatendidos los problemas que atenazan al pueblo valenciano.

Canarias  (Oramas): tan cerca… tan lejos.

 

(Foto de la cabecera: Fotograma de la película Kagemusha, de Akira Kurosawa, 1980)

Ni financiación, ni RTVV, ni ministros: El pueblo valenciano, fuera de la Constitución

20150715_202921
(Ilustración: Ortifus, del libro El finançament valencià, de Vicent Cucarella, Ed. Bromera)

Índice

  1. El maltrato permanente a la Comunitat Valenciana en financiación e inversiones.
  2. ¿Qué respuesta da la Constitución Española a esta realidad de la Comunitat Valenciana?
  3. Conclusiones.
  4. ¿Qué hacer (y quién/es)?.

1. El maltrato permanente a la Comunitat Valenciana en financiación e inversiones.

Primera.- “(…) los valencianos tenemos una renta per cápita inferior en un 12% a la media española. Esta situación nos tendría que hacer receptores de la solidaridad interpersonal e interterritorial, de manera que nuestra balanza fiscal fuera positiva, o sea, que recibiéramos del Estado bastante más de lo que aportamos en impuestos y cotizaciones. Pero la realidad es muy distinta y no solo no disfrutamos de un superávit en la balanza fiscal, sino que sufrimos un déficit del 2% de nuestro PIB (aproximadamente 2.000 millones de euros anuales). Eso convierte a los valencianos en la única comunidad autónoma pobre que además aporta más de lo que recibe. Las principales causas de este comportamiento atípico de la balanza fiscal valenciana, las encontramos fundamentalmente en la discriminación que sufrimos en el sistema de financiación autonómica y en la menor inversión estatal en tierras valencianas” (El finançament valencià, pág. 151).

El maltrato permanente en la financiación autonómica ha provocado que la Generalitat tenga que recurrir a endeudarse más y más desde hace décadas […] La discriminación financiera deteriora nuestra calidad de vida, reduce el estado del bienestar, debilita las políticas de fomento económico y afecta también a los sectores más desfavorecidos, que no reciben la protección social ni las ayudas públicas necesarias” (Op. cit. págs. 152-153).

Segunda.- Esta discriminación financiera llevó al expresidente Fabra -entre otros recortes en prestaciones y servicios públicos- a cerrar RTVV, de manera que la Comunidad Valenciana es la única con lengua propia (y sin lengua propia) que no tiene una radio-televisión pública.

2. ¿Qué respuesta da la Constitución Española a esta realidad de la Comunitat Valenciana?

(Declaración de intenciones)

PREÁMBULO

La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.

…/…

Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

TÍTULO PRELIMINAR

Artículo 1

1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

…/

Artículo 3

1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.

3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

Artículo 9

/…

2. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.

…/

(Regulación normativa)

Título I

Capítulo II

Artículo 14

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Artículo 20

/…

3. La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

Artículo 31

/…

2. El gasto público realizará una asignación equitativa de los recursos públicos, y su programación y ejecución responderán a los criterios de eficiencia y economía.

Artículo 40

1. Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica.…/

Título VIII

Artículo 138

1. El Estado garantiza la realización efectiva del principio de solidaridad, consagrado en el artículo 2 de la Constitución, velando por el establecimiento de un equilibrio económico, adecuado y justo, entre las diversas partes del territorio español...

2. Las diferencias entre los Estatutos de las distintas Comunidades Autónomas no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos o sociales.

Artículo 158

1. En los Presupuestos Generales del Estado podrá establecerse una asignación a las Comunidades Autónomas en función del volumen de los servicios y actividades estatales que hayan asumido y de la garantía de un nivel mínimo en la prestación de los servicios públicos fundamentales en todo el territorio español.

2. Con el fin de corregir desequilibrios económicos interterritoriales y hacer efectivo el principio de solidaridad, se constituirá un Fondo de Compensación con destino a gastos de inversión, cuyos recursos serán distribuidos por las Cortes Generales entre las Comunidades Autónomas y provincias, en su caso.

3. Conclusiones

1ª. La discriminación financiera y de inversiones que padece la Comunidad Valenciana, vulnera los principios de igualdad y solidaridad, entre otros, mientras que la no existencia de RTVV significa un menoscabo hacia la cultura y la lengua propia del pueblo valenciano, además de repercutir negativamente en su cohesión social y en el desarrollo del sector audiovisual valenciano.

2ª. Mientras los poderes del Estado no pongan remedio a estas discriminaciones objetivas, el pueblo valenciano estará al margen de la Constitución que ampara a todos los españoles.

4. ¿Qué hacer (y quién/es)?

Mariano Rajoy, nombró un Gobierno en el que -como viene siendo habitual- no hay ningún ministro valenciano. Ante el reto soberanista que viene de Cataluña y la necesidad de llegar a pactos de gobierno con otros grupos políticos, toda la sensibilidad territorial de dicho Gobierno parece orientada a dar respuesta a las Agendas Catalana, Vasca y Canaria. Dado el peligro evidente de que los intereses del pueblo valenciano se vean nuevamente vulnerados desde el poder central, cabe preguntarse: ¿es posible que los diputados valencianos (de Compromís y otros partidos) establezcan una Agenda Valenciana al objeto de llevar a cabo la negociación con los representantes de todos los españoles, para conseguir los supremos objetivos democráticos y que, en justicia, corresponden al pueblo valenciano?:

A) Establecer un sistema de financiación autonómica justo y a la mayor brevedad posible.

B) Hasta que sea aprobado dicho sistema de financiación, y dado que la Comunidad Valenciana sufre un déficit del 2% de su PIB (aproximadamente 2.000 millones de euros anuales), se debe negociar la transferencia de recursos del Estado para garantizar una prestación adecuada de los servicios sociales básicos (Sanidad, Educación y Bienestar Social) en nuestra Comunidad, así como la reapertura de Radiotelevisión Valenciana.

C) Otros.

Dogmas y luchas partidistas aparte, cabe preguntarse: ¿merece la pena luchar por la realización de un sistema democrático más justo, y por los legítimos intereses del pueblo valenciano?

 

Ratman’s Gallery (VII). Vicent Cucarella, El finançament valencià

20150418_193944
Vicent Cucarella Tormo, autor del libro El finançament valencià. De la submissió al canvi necessari, Ed. Bromera, 2015. Un libro imprescindible en el camino de lograr un sistema de financiación autonómico equitativo y solidario. Los gráficos y las ilustraciones de Ortifus son contundentes.

(Gráfico de la ilustración: Una constelación que deberían tener en mente todos los valencianos (y españoles todos), donde queda demostrado el mal posicionamiento de la Comunidad Valenciana (CVA) en el sistema de financiación autonómico: Cuadrante III, la única CA pobre que, a su vez, es contribuidora (I, CA ricas y beneficiarias; II, CA ricas y contribuidoras; IV, CA pobres y beneficiarias). Más sobre el tema, se puede ver en las entradas Posiciona-miento http://wp.me/p4n4JW-5y y Va-lanza contra València http://wp.me/p4n4JW-5D.

“En la actualidad, los valencianos tenemos una renta per cápita inferior en un 12% a la media española. Esta situación nos tendría que hacer receptores de la solidaridad interpersonal e interterritorial, de manera que nuestra balanza fiscal fuera positiva, o sea, que recibiéramos del Estado bastante más de lo que aportamos en impuestos y cotizaciones. Pero la realidad es muy distinta y no solo no disfrutamos de un superávit en la balanza fiscal, sino que sufrimos un déficit del 2% de nuestro PIB (aproximadamente 2.000 millones de euros anuales). Eso convierte a los valencianos en la única comunidad autónoma pobre que además aporta más de lo que recibe. Las principales causas de este comportamiento atípico de la balanza fiscal valenciana, las encontramos fundamentalmente en la discriminación que sufrimos en el sistema de financiación autonómica y en la menor inversión estatal en tierras valencianas” (pág. 151).

La menor inversión estatal también es un agravio histórico, avalado por el análisis del stock de capital desde hace más de un siglo y confirmado por las recientes publicaciones de las inversiones territorializadas y por las numerosas decisiones estatales que han dificultado las dotaciones de infraestructuras valencianas” (pág. 152).

El maltrato permanente en la financiación autonómica ha provocado que la Generalitat tenga que recurrir a endeudarse más y más desde hace décadas […] la Generalitat se ha caracterizado por ser uno de los gobiernos autonómicos que menos gasta por habitante. Destina un gasto per cápita ligeramente inferior a la media en educación y sanidad; y después de hacer frente a estos dos importantes servicios básicos casi no le queda presupuesto para otras funciones de gasto, entre las cuales se encuentran cultura, protección social, fomento económico, I+D, etc. La discriminación financiera deteriora nuestra calidad de vida, reduce el estado del bienestar, debilita las políticas de fomento económico y afecta también a los sectores más desfavorecidos, que no reciben la protección social ni las ayudas públicas necesarias” (págs. 152-153).

“No solo la Administración autonómica tiene una menor dimensión relativa en la economía y la sociedad valenciana, sino que el resto de administraciones centrales y locales también están menos desarrolladas en el territorio valenciano. Eso implica un gasto público menor por habitante, menos inversión y menos puestos de trabajo. La menor presencia del sector público es un hecho constatado desde hace muchas décadas y debilita la actividad económica por falta de infraestructuras adecuadas, insuficientes medidas de fomento y de apoyo de la producción, menos ayudas sociales y un efecto indirecto menos potente porque las rentas generadas son inferiores” (pág. 153).

La situación de la Comunitat Valenciana es alarmante por diversas causas:
a) es la comunidad más endeudada con relación al PIB.
b) ha experimentado la caida más grande del número de trabajadores durante la crisis.
c) padece la mayor reducción del PIB per cápita de todo el Estado, con elevados riesgos de pobreza y exclusión social y
d) tiene un gasto público notablemente inferior a la media, que difícilmente se puede recortar más sin afectar sensiblemente la calidad de los servicios públicos” (pág. 154).

Todos sufrimos las consecuencias de una inferior financiación en forma de menor calidad y cantidad de los servicios públicos, que afectan a jóvenes y mayores, trabajadores y empresarios, empleados y parados. Es necesario… concienciarnos y evitar el pasotismo que hasta ahora ha estado provocada muy probablemente por el escepticismo ante un asunto que ha sido empleado para la batalla interna entre los políticos valencianos […] Por eso… consideramos imprescindible negociar un pacto autonómico que garantice un frente común en beneficio del estado del bienestar valenciano y la sostenibilidad de nuestros servicios públicos […] Hemos llegado a un estado crítico que ha de servir para despertar la conciencia colectiva a favor de una exigencia común para detener el expolio” (pág. 158) En ese sentido, vid. la entrada #Juntstornem http://wp.me/p4n4JW-74.

“Para cambiar la situación hace falta que nuestro Govern priorice los intereses valencianos, con el apoyo de las diferentes fuerzas sociales haciendo piña para elevar una justificada reivindicación a favor de un trato justo y poner fin definitivamente a esta historia de sumisión” (pág. 159).

(Traducción, y negrillas, propias).