Lobos vestidos de pura lana virgen

En su línea de profundización del victimismo más radical e inconsistente, Carles Puigdemont ha querido trazar un paralelismo entre la persistencia de una sociedad que padeció los ataques brutales de la banda terrorista ETA, con la persistencia que han de mantener los protagonistas del procés hacia la independencia de Cataluña, al objeto de vencer a un Estado que José/Pep Guardiola -embajador deportivo ante el Estado teocrático, islamista i represor de Qatar– tildó de “autoritario”.

El nacionalismo catalán tuvo un esporádico fenómeno terrorista encarnado en la organización Terra LLiure, pero su hoja de ruta soberanista ha seguido la senda pacífica en lo estratégico y lo táctico. Al contrario, el nacionalismo vasco ha estado marcado por la terrible presencia de ETA, cuyos objetivos eran conseguir una Euskal Herria “independiente, socialista y euskaldun“, mediante la utilización de la vía armada, es decir, llevando a cabo asesinatos execrables contra miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, políticos, periodistas y gente del pueblo, como las víctimas de Hipercor en Barcelona, hace ahora 30 años.

En ese sentido, el PNV utilizó la actividad de ETA y la posible solución al conflicto vasco como asunto a incluir en cualquier mesa de negociación con el Estado, a fin de obtener mayores cotas de autogobierno y mejoras socioeconómicas para Euskadi (“para que dejen de matar”). Durante esa larga etapa, el terrorismo (cuya esencia reside en atemorizar al pueblo enemigo a través de los actos de terror que, a su vez, tienen una gran repercusión en todos los medios de comunicación) y la cuestión vasca hegemonizaron las portadas de los periódicos y los noticiarios de la televisión, hasta el fracaso del denominado Plan Ibarretxe y la derrota (aún no declarada) de ETA.

Con la puesta en marcha del procés el independentismo catalán se ha asegurado aquello que pretendía ETA: conquistar el espacio mediático e imponer la hoja de ruta de sus afanes separatistas que, de una u otra forma, con la independencia o sin ella, ha de beneficiar su posicionamiento político:

  • 4.200 millones de euros que fluyen desde el Estado para inversiones en Cataluña.
  • Apertura del palacete utilizado como segunda vivienda en Cataluña de la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.
  • “Cataluña” hasta en la sopa mediática de la televisión pública española.

Y el asunto va para largo, pues aunque no se logre la independencia, la cuestión catalana estará encima de la mesa de los asuntos fundamentales para el Estado, agotará el papel de los periódicos, pixelará las pantallas de las televisiones y, por lo tanto, invadirá cotidianamente los cerebros de los españoles todos.

En su afán de hacerse fuerte en su posición victimista, Carles Puigdemont ha pretendido utilizar el 30 aniversario de la masacre terrorista de Hipercor para intentar colocarse en el lugar de las víctimas de la barbarie, en este caso, la imputada a un “Estado autoritario” que, como tal, “ejerce la violencia contra el pueblo catalán”. Sin embargo, esta torpe pirueta metafórica no puede ocultar que es el movimiento independentista catalán quien se ha colocado fuera del sistema democrático al colocarse fuera de la Ley.

Una Ley en cuya elaboración colaboró decisivamente el catalanismo político y que fue votada muy mayoritariamente por el pueblo catalán, ahora secuestrado por una mayoría absoluta de las fuerzas soberanistas en el Parlament de Catalunya, minoritaria respecto del número de votos conseguidos por los partidos no independentistas en las elecciones autonómicas del 27-S de 2015. Con esta mayoría, inferior a los 2/3 que se requieren para modificar el Estatuto de Autonomía, Junts pel Sí amenaza con constituir la República Catalana Independiente de su Casa (en primer término, de la Cataluña Media que no es independentista) y así extorsionar al Estado para conseguir píngües beneficios socioeconómicos para su territorio, aparte de convertir la interminable teleserie de Pasión de Catalanes, en un auténtico film de terror.

Una Ley que, precisamente, tiene como garantes últimos de su eficacia democrática a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, quienes junto con los políticos, los periodistas y el pueblo llano, fueron víctimas de los crímenes perpetrados por la banda terrorista ETA y que, mediante la persistencia durante largos y sangrientos años, han conseguido preservar el imperio de esa Ley en Democracia.

Puigdemont se pone la piel de cordero degollao para intentar confundir al personal y, con ello, perseguir el triunfo de su golpe (más de lengua que de mano, todo hay que decirlo) contra el Estado Social y Democrático de Derecho que es España, el cual, con la ayuda inestimable del pueblo español, persistió y venció a las fuerzas que intentaron su desaparición.

Contra estos gigantes (o molinos) se ha de volver a estrellar la soberbia soberanista.

(Fuente de la fotografía: LaRazón.es)

 

 

 

 

 

Anuncis

Entre el ‘Brexit’ y el ‘Catalout’: VLCenicienta.es

Tanto en la vida privada como en la pública, es muy importante la posición que toma una persona o un colectivo dentro del ámbito social o político, allí donde se desarrollan las actividades de los individuos y de los pueblos. Muchas veces, el lugar preeminente se gana a base de codazos y patadas, mentiras, medias mentiras, insinuaciones y, últimamente, con la convocatoria de referendos.
Esto viene a cuento de los procesos secesionistas que se están produciendo en los ámbitos europeo (Brexit) y español (Catalout). Ambos muestran ciertos paralelismos por lo que respecta a la causas de su puesta en marcha:

  • Se trata de entidades políticas ricas que, curiosamente, representan el 20% del PIB de sus respectivos marcos institucionales.
  • Por ello, ambas aportan financiación a las superestructuras donde se insertan.
  • Como consecuencia de la crisis económica han visto recortados sus recursos, lo que les conduce a poner en cuestión su posición solidaria de contribuyentes netos.
  • Fuerzas políticas populistas y nacionalistas protagonizan el crecimiento  de las tendencias centrífugas.

Estos potentes movimientos soberanistas provocan fuertes repercusiones en el conjunto de la Unión Europea y del Estado español y, especialmente, en la Comunitat Valenciana. He aquí algunos argumentos:

  1. Si Cataluña continúa dentro de España, lo hará de una forma más favorable a sus intereses comunitarios. Por ello, es muy probable que su mejoramiento financiero y de recaudación de recursos comunitarios, corra a cargo de los bolsillos de los ciudadanos españoles y valencianos, en una proporción mayor que la actual. Antes de celebrar el referèndum del BrexitCameron de la Isla ya consiguió una posición más beneficiosa dentro de la UE. Nadie duda de que si -como es lógico- Cataluña permanece en España, su gobierno utilizará el importante número de catalanes favorables al Catalout para negociar recursos desde una posición de fuerza, con el objeto de no alimentar a la bestia secesionista.
  2. Por contra, si mediante el procés virtual, Cataluña lograra alcanzar la independencia, dejaría de contribuir al mantenimiento de las llamadas autonomías pobres: Andalucía, Extremadura

Tanto en un escenario, como en el otro, los valencianos tenemos todos los números para salir perjudicados:

  • Con un Reino Unido extracomunitario, y la devaluación de la libra esterlina, se resentirá el turismo británico en la Comunitat Valenciana, así como la exportación de productos valencianos a UK, además de verse afectados los posibles fondos europeos con destino a nuestro territorio.
  • Con una hipotética Cataluña independiente, la Comunitat Valenciana profundizaría en su papel de Cenicienta de España: A pesar de tener un PIB inferior a la media, contribuiríamos a las arcas estatales de una manera más intensa a la realizada hasta ahora (vid. El Informe sobre las balanzas fiscales, entre otros).

Y, centrándonos en el maremágnum español ¿cuál es el lugar que ocupamos los valencianos en el auténtico Juego de Tronos, en la lucha por el poder y el reparto de recursos públicos?

Es evidente que nos encontramos en medio de dos (im)posturas políticas bien arraigadas: la de los líderes autonómicos que, con una mano, reciben los beneficios de nuestra solidaridad y, con la otra, nos niegan un aflojamiento del objetivo del déficit, y la de las autoridades catalanas impulsoras del procés que quieren abandonar su posición solidaria, y lo hacen patente tomando las de Villadiego, en una aventura que, a buen seguro, les debe reportar ganancias económicas y comunitarias (más autonomía, mejor financiación …): El presidente Mariano Rajoy habló con el Molt Honorable Carles Puigdemont, y comprometió 4.200 millones de euros en inversiones para realizar infraestructuras en Cataluña; el PSOE hace tiempo que apuesta por un Estado federal, asimétrico, es decir, un status quo favorable a las expectativas de los catalanes; por no hablar del reconocimiento del derecho a decidir que Podemos y sus confluencias (Compromís, en lugar preeminente) otorgan al pueblo catalán.

A pesar de todo, el posicionamiento político del pueblo valenciano podría influir positívamente en una reestructuración equilibrada de la España constitucional.
El pueblo valenciano, por historia, cultura, potencial económico y posición geográfica (también por tener una lengua propia y compartida), podría representar un papel líder en la nueva etapa que se abre en el panorama político español. Entre Madrid y Barcelona, Valencia posee la virtualidad para actuar como centro mediador, moderador.
Sin embargo, no podemos ser demasiado optimistas en la capacidad de liderazgo de nuestra Comunidad, dada la preeminencia de la política partidista por encima de los intereses generales.

Por ello, los valencianos tenemos que ser conscientes de que, hoy por hoy, ocupamos uno de los espacios inferiores, dentro del gallinero español. Y en esta posición subordinada, somos receptores de buena parte de la entropía que genera el sistema en los ámbitos superiores. Esta inmundicia que nos cae encima, añadida a la autogenerada por nosotros, nos hace invisibles, casi inexistentes, para el resto de España (y más, después del traumático cierre de RTVV).
Si queremos salir a flote, los valencianos tendremos que educar nuestra mirada para conseguir una visión propia, con la que interpretar la realidad (local y global) que nos rodea.

#Valencia: ‘Dos veces leal’, ¿o más corrupta que ninguna?

Del siglo XVII son las “L” a cada lado del escudo de Valencia, simbolizando el título de “dos veces leal”, otorgado por Pedro el Ceremonioso a la ciudad en reconocimiento a la resistencia opuesta por Valencia a Pedro el Cruel de Castilla durante la Guerra de los Dos Pedros (13561365), y le concede el derecho a utilizar sus armas y la corona real.

De un tiempo a esta parte, de uno a otro confín, se ha extendido  la imagen de la Ciudad y el (ex)Reino de Valencia como el territorio más corrupto de España, a pesar de que las cifras indican que Andalucía, Cataluña y Madrid están muy por encima de Valencia en cuanto a número de casos y en importe de lo “mangado”. Bajo la etiqueta cómplice de #lodevalencia, algunos ya están pensando en cambiar en el escudo de Valencia las dos “L” por las dos “C”, de “doblemente corrupta”.

Estas imputaciones de corrupción se atribuyen al PPCV, partido que ha ostentado el gobierno de la Comunidad Valencia durante un largo periodo, pero que, al contrario de lo que sucede en otros ámbitos autonómicos, se extiende a la imagen corrupta de todo el pueblo valenciano.

Como muestra, unos botones:

Julia en la Onda: “¿La paella valenciana lleva chorizo?”

El Intermedio de La Sexta: “Los valencianos llevan la corrupción en sus genes”.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco España: “La CAM es lo peor de lo peor” (¿peor que Caja Castilla La Mancha?, ¿peor que Catalunya Caixa?).

-“Valencia, probablemente el más corrupto gobierno de un país tan corrupto como España…” (Manuel Castells, Redes de indignación y esperanza, pág. 308).

-Especial Fallas de Valencia en el programa Ahora Caigo, de Antena 3. Entre las características más notables del pueblo valenciano está la corrupción, representada por un hombre que lleva una cartera cargada de billetes y chorizos. Para más inri, el presentador de dicho programa es el valenciano Arturo Valls.

ahoracaigo

-Y lo que te rondaré, morena…

¿Quienes están interesados en difundir la imagen de la corrupción en general?:

Los medios de comunicación españoles, que utilizan los casos de corrupción (que llegan bien dosificados como ondas gravitacionales de fenómenos que ocurrieron en un pasado más o menos remoto) para tener maniatada a la clase política. Quitan y ponen líderes y gobernantes, al tiempo que orientan las políticas que deben seguir los partidos políticos y los gobiernos.

La plataforma político-mediática #Democracia_Virtual_Ya (Cuatro, TeleCinco, La Sexta…) cuyo objetivo principal es el debilitamiento de los partidos y el trasvase del debate político desde los parlamentos hacia los platós de televisión. Ahí, la corrupción es el tema estrella en los programa de debate, de humor y en los informativos.

Con ello se produce una degradación del sistema democrático en su conjunto, por la siguientes razones:

  • Los ciudadanos dejan de confiar en sus líderes y representantes políticos.
  • No se permite centrar el debate político en las alternativas reales a las deficiencias inherentes al sistema capitalista.
  • Se cede el timón de la política a los mass media, lo que provoca la espectacularización y frivolización de la misma.

 

Rita-Barbera-Francisco-Camps-Formula1_93750902_423949_1706x960

Imagen, ya viral, de Francisco Camps, expresident de la Generalitat Valencia, por obra y gracia de 169 portadas de El País (declarado no culpable en el juicio de “los trajes”), y Rita Barberá, que fue alcaldesa de Valencia y senadora territorial por las Cortes Valencianas, de la que se pidió su dimisión en vida pese a no haber estado en la situación de investigada. Por cierto, con esta foto se quiso transmitir la idea de corrupción y derroche de los dirigentes valencianos, cuando darse unas vueltas por el Circuito Ricardo Tormo en Ferrari puede costar unos 50 euros.

¿A quién beneficia la imagen de una Valencia corrupta?:

A la España centralista y  autonómica, en su conjunto, incluidos los medios de comunicación, como antes se ha dicho. Es bien sabido que las personas y las colectividades necesitan chivos expiatorios a los que atribuir toda la responsabilidad por los males que afectan a aquellos. Así, Valencia se ha convertido en ese pueblo al que hay que sangrar para que no cese de aportar recursos al resto de España, a pesar de estar dentro del rango de las comunidades pobres (renta per cápita inferior a la media estatal)

A los partidos adversarios del PP, pues con ello consiguen presencia mediática y una posición de fuerza ante la opinión pública, para proseguir el camino hacia la conquista del poder.

A las direcciones del PP de otras comunidades autónomas y a la misma dirección central de dicho partido, para derivar el foco de atención de la presunta corrupción que, por ejemplo, tiene su origen en Madrid (Bárcenas, Gürtel, Púnica…)

 

ritaventanaB

Rita en su ventana

El escritor valenciano Rafael Chirbes, en declaraciones a El Confidencial, desveló la causa de esa imagen de una Valencia corrupta:

El mito de la corrupción de la Comunidad Valenciana ha crecido porque no tenían el mismo poder que otras para frenar las informaciones, pero la Gürtel viene de Madrid“.

DSCF4087

Pues, eso… #lodevalencia, #jodevalencia. Pero… #lovevalencia

 

Cuando media Cataluña ocupaba Cataluña entera

 

Tanto el 9-N como el 27-S, las urnas de cartón y las de poliuretano acogieron en su seno cerca de 1.800.000 papeletas favorables al inicio del procés soberanista. (No podemos contabilizar los resultados del no-referéndum del 1-O, ya que fue declarado ilegal y no reunía las garantías mínimas que se exigen a cualquier proceso electoral en una sociedad democrática).

Esos resultados significan, en ambos casos, un porcentaje inferior al 50% del electorado catalán. Pero, por otra parte, ponen de manifiesto que existe un proceso de enquistamiento del electorado catalán, en pro y en contra de la independencia, es decir, “ha ocurrido lo que el propio Artur Mas decía temer [en TV3] acerca de las consecuencias de un referéndum de autodeterminación, cuando se manifestaba contrario a su celebración porque ‘dividiría al país en dos'” (Josep Borrell y Joan Llorach, Las cuentas y los cuentos de la independencia).
A todo eso, los líderes catalanistas han participado decisivamente en la construcción de la España constitucional (Miquel Roca fue padre de la Constitución y los catalanes la votaron favorablemente con una mayoría aplastante), en la confección de Gobiernos de España (tanto del PSOE como del PP), así como en el diseño del sistema de financiación autonómica vigente (propuesto por el expresidente Zapatero y consensuado con el Govern). Ello, ha facilitado la consolidación del régimen democrático en España, al tiempo que ha servido para que Cataluña obtuviera beneficios en cuanto a profundización de la autonomía y recursos destinados a su territorio.

padres_constitucion (II)
(Fuente: http://www.fuenterrebollo.com)

Con motivo de la crisis, la clase política catalanista ha querido traspasar los efectos nocivos de aquella al poder español, especialmente al PP como partido que representa la unidad de España, que presentó (junto con el Defensor del Pueblo, entre otros) recurso contra el Estatut, y contra el cual se levantó el muro de silencio obra del Pacte del Tinell.
Sin embargo, el volumen de las voces soberanistas ha subido de tono cuando se han destapado las tramas de corrupción que señalan al partido que ha gobernado Cataluña durante más de treinta años, como una de las mayores castas extractivas de la política europea, con el exHonorable Jordi Pujol al frente, junto con su familia numerosísima respecto de la que no se conocen los lazos de unión con su ahijado político, Artur Mas.
Ahora, Cataluña -en contra de lo antes deseado por Mas- ha sufrido una ruptura en su cuerpo social de difícil restañamiento. Sin poseer ni la mayoría cualificada para reformar el Estatut, ni la mayoría de votos como para ganar las elecciones plebiscitarias, que organizaron bajo la etíqueta de Junts pel Sí, las fuerzas catalanistas neoindependentistas proclamaron la República Catalana, dentro de la XI legislatura (?), en boca de la Presidenta del Parlament Carme Forcadell. Y, para hacer realidad sus ilusiones, buscan desesperadamente el apoyo de la CUP, una formación anticapitalista y antiespañola, que no pega ni con cola con el partido conservador y reformista de-toda-la-vida de Mas-Pujol.

Para redondear la faena rupturista y el enredo nacional, el President de la Generalitat Catalana Carles Puigdemont -el solito- (no se sabe si) proclamó la independencia de Cataluña para, acto seguido-, suspender sus efectos (cuando le correspondía al Parlament) y exigir una negociación de Estado a Estado con España. Ante la aplicación del art. 155 de la Constitución ha emprendido un viaje de turismo judicial al refugio de los flamencos.

Mas, a pesar de utilizar las herramientas democráticas (tampoco podemos olvidar que Hitler alcanzó el poder a través de las urnas), la imposición de la hoja de ruta de la mitad del sector independentista al resto de la sociedad catalana, tiene su correlato en la descripción que Jaime Gil de Biedma hacía de la situación opresiva generada por el franquismo: Media España ocupaba España entera, dijo.
Además de lograr ‘dividir al país en dos’, Mas ha conseguido destruir la eterna coalición con la Unió Democràtica de Catalunya de Duran i Lleida, y una pérdida notable y progresiva de su apoyo electoral, motivo por el que ha terminado en brazos de la ERC de Oriol Junqueras, primero, y en los de la CUP, últimamente.
No satisfechos con poner los fundamentos del apartheid catalán, las fuerzas soberanistas quisieron plasmar su filosofía escisora a la hora de distribuir los escaños en el Parlament, de manera que se visualizara claramente la división entre ellos y el resto de partidos políticos con representación parlamentaria.
Los vientos huracanados que nos ha traído la crisis económica, junto con el aroma fétido de la trama corrupta del 3%, han conseguido que el seny, tradicionalmente asignado a la sociedad catalana en conjunto y, particularmente a su clase política, se transforme en la rauxa, también imputada, puntualmente, al carácter catalán. Alguien, de entre las fuerzas soberanistas, ha de poner el seny necesario para frenar la rauxa que divide a los catalanes en dos mitades, que ha puesto en marcha la espiral de la desobediencia entre cada una de las dos mitades de la sociedad catalana, y que causa desasosiego entre los diferentes pueblos que integran el Estado español.
Hay varias tareas pendientes y urgentes que realizar:

  • En primer lugar, la restauración del orden constitucional en el que se fundamenta el Estado Social y Democrático de Derecho.
  • A continuación y, probablemente, con otros interlocutores de la clase política catalanista, no involucrados en el atentado contra la Constitución, la nueva aprobación de un sistema de financiación autonómica que sea justo y que garantice el Estado del Bienestar para todos.
  • En cuanto a lo demás, así como hay una disposición adicional primera de la Constitución, que mira al pasado (hacia los “derechos históricos de los territorios forales”, también puede existir una disposición adicional quinta (junto con las disposiciones transitorias que correspondan), que mire al futuro, a la realidad de una Cataluña que renueva sus vínculos con una España plural, justa y solidaria.
    Hasta aquí podéis leer… De momento…
    (Más en Se le está pasando el arroz (a #JuntspelSeny, de la Tierra Media { http://wp.me/p5yGMp-3P }, del blog podemoslaespiral.wordpress.com).

Oración del cardenal-arzobispo de Valencia por la unidad de España

santo_caliz_canizares
(Fuente: http://www.cofradiasantocaliz.es)

Padre nuestro que estás en el cielo,
venga a nosotros la unidad de este Reino,
(con los catalanes dentro).
Hágase tu voluntad en esta tierra,
y líbranos, a los valencianos, del mal
que nos condena como “pobres-paganos”
de las deudas del Reino.
Amén.

{Más en “Diada amb ‘V’ de ‘València’ http://wp.me/p4n4JW-6n }

Y de paso…
Rogamos para que ilumines a nuestras autoridades
y a nuestro pueblo,
en la búsqueda del camino que conduce a la concordia,
en pos de la justicia social y de la equidad fiscal.

{Más en “Vots i negociacions, una mirada valencianista (II): A la recerca del GRIAL” http://wp.me/p4n4JW-fR }

(Todo esto traerá cola)
CAÑIZARES-EL-DÍA-DE-SU-ENTRONACIÓN-EN-ROMA-COMO-CARDENAL
(Fuente: http://www.elplural.com)

Cuéntame El Patito Feo (a la valenciana)

IMG_1565

 

¿Por qué afirmamos que la Comunitat Valenciana es El Patito Feo de España, dentro de la charca española?

1.- Por marginación del Estado en cuanto a financiación e inversiones públicas

La Comunitat Valenciana es un caso raro, pues es la única que además de pobre (su renta per cápita está por debajo de la media nacional), es pagana (contribuye en lugar de recibir fondos estatales). Además, el nivel de inversiones del Estado no se corresponde con el peso poblacional y económico de nuestra Comunitat. Todo ello la ha conducido a ser la única que no tiene radiotelevisión pública propia, cuando posee lengua propia. Nadie niega este hecho.

2.- Por percepción negativa de los ciudadanos de las restantes Comunidades Autónomas

Según un estudio de 2011, “… hoy las comunidades que despiertan mayor confianza entre los españoles son las de Madrid (24%), Cataluña (22%) y Andalucía (21%). La Comunidad Valenciana inspira seguridad a solo un 12% de los encuestados, un porcentaje que la sitúa por detrás de vascos, asturianos y casi al mismo nivel de castellano-leoneses y extremeños. Si hacemos la pregunta contraria (comunidades que generan menor confianza), (Cataluña (33%) y el País Vasco (30%) lideran la lista, seguidas por Andalucía (25%), Madrid (20,3%) y… ¡la Comunitat Valenciana (20,1%)! Séptima en mayor confianza y quinta, empatada con la cuarta, en mayor desconfianza… Se puede entender que catalanes y vascos sean vistos de manera suspicaz por un nutrido grupo de españoles o que, al revés, Madrid lo sea igualmente para muchos catalanes y vascos, pero ¿y los valencianos? ¿Qué hemos hecho para ser considerada la quinta (¡casi la cuarta!) comunidad que inspira menor confianza de toda España? Una comunidad que en su himno ‘regional’ especifica que la región vive y trabaja ‘para ofrendar nuevas glorias a España…’ y que no dispone de mayorías políticas nacionalistas […] Para los ‘amigos’ catalanes, la confianza en los valencianos es todavía menor que para la media de los españoles: solo un 10,7% de los encuestados en Cataluña declaran confiar en la Comunitat Valenciana, una confianza mucho menor que la que los catalanes tienen depositada en Madrid (18%) […] Si preguntamos a los habitantes de Cataluña qué comunidades autónomas les generan menor grado de confianza, la primera es Madrid (33%) y la segunda…, la Comunitat Valenciana (30,4%), muy por encima de la tercera (Andalucía, con un 24,2%)” (Josep Vicent Boira, Valencia, La tormenta perfecta, pág. 48).
Por ello, nos preguntamos: ¿Hasta cuándo los valencianos hemos de continuar ofrendando nuevas glorias a España? ¿Hay alguien que aún se crea, en serio, el proyecto de Països Catalans?

IMG_2690
(Patos en el Parque de Marxalenes, Valencia)

3.- En consecuencia, por falta de solidaridad de las demás Comunidades Autónomas

-Desean que continúe ejerciendo el papel de Cenicienta y Patito Feo de España (alguien tiene que continuar pagando el pato).

-¿Agua..? “para los patos”. Ni trasvase del Ebro (Cataluña y Aragón se oponen, como si el agua fuese de su propiedad), ni trasvase Tajo-Segura (García Page, Presidente de Castilla-La Mancha con el apoyo de Podemos, pretendía cargárselo de un plumazo).

4.- Por ser considerada la Comunidad más corrupta

Tal vez, la percepción negativa que se tiene del pueblo valenciano provenga de la idea, tan compartida por el resto de españoles, de que la Comunitat Valenciana es la más corrupta de España. Como muestra, unos botones:

-“Valencia, probablemente el más corrupto gobierno de un país tan corrupto como España…” (Manuel Castells, Redes de indignación y esperanza, pág. 308).

-“La CAM es lo peor de lo peor…” (Miguel Ángel Fernández Ordóñez, cuando era Gobernador del Banco de España).

-“La corrupción está inscrita en los genes de los valencianos” (Un presentador, impresentable) de La Sexta.

… Y se quedan más anchos que largos… Solo se atreven a decir estas cosas del pueblo valenciano porque, desde los tiempos del Conde-Duque de Olivares nos tienen por “más muelles”.

Sin embargo, con datos y números en la mano, ¿alguien puede afirmar seriamente que la corrupción está más extendida en la Comunitat Valenciana que en la Andalucía de los ERE, el fraude multimillonario de los contratos de formación, y la red clientelar que impide la alternancia política en esa comunidad)? ¿Valencia más corrupta que la Cataluña del Molt exHonorable Pujol y de las ‘mordidas’ del 3-4%? ¿Valencia gana a Madrid en materia de corrupción, si tenemos en cuenta dónde está el origen de las tramas Gürtel y Púnica, desde dónde operaba Bárcenas, y cuál era el nivel de corrupción en Caja Madrid?

Otra cosa es que, tanto a las personas físicas como a las jurídicas, siempre les conviene tener a mano un chivo expiatorio que cargue con las culpas de los demás. En materia de corrupción, ha venido bien señalar a la Comunitat Valenciana como la más corrupta, para así continuar progresando, y manteniendo pobre, pagana y sumisa a Valencia. También -o, sobre todo- a Madrid, al Gobierno de España y al PP madrileño y español, para que nuestra Comunitat pagara el pato de los platos rotos ocasionados por la crisis y los casos de corrupción destapados, principalmente, por los medios de comunicación.

En fin… Por la dignidad del pueblo valenciano, este cuento… ¿se ha acabado?

#Cuéntame (II): #VLCElPatitoFeo.es

20150808_120944

“De la realidad nace precisamente el cuento más asombroso”
(H.C. Andersen)

Estimado/a lector/a,

Con los datos y relatos que figuran en este blog, más los que tú puedas aportar, ¿podríamos elaborar una adaptación políticamente (in)correcta de este cuento, a la realidad del posicionamiento de la Comunidad Valenciana en España?:

“… Al fin el huevo grande se rompió.
-¡Pío! ¡Pío! -dijo la cría al caer al suelo.
Era muy grande y muy fea.
La pata la miró.
-Pero ¡qué patito tan horriblemente grande! -exclamó-. Los otros no tienen ese aspecto. ¡Espero que no sea un pollo de pavo! Bueno, enseguida saldremos de dudas. Irá al agua aunque yo misma tenga que meterlo a patadas…”

20150808_120840

“… Y entraron en el corral de los patos. Había un terrible alborozo dentro, porque dos familias se disputaban una cabeza de anguila, que acabó llevándose el gato.
-¿Lo veis? Así funciona el mundo -dijo la madre de los patitos relamiéndose el pico, pues también a ella le habría gustado hacerse con aquella cabeza de anguila-. Y ahora, ¡moved las patas, patos! Vamos, id a hacerle una reverencia a esa pata anciana de ahí. Es la más distinguida de todo el corral. Es de sangre española, por eso es tan recia; como veis, lleva un paño rojo atado a una pata. Se trata de algo extraordinario, la mayor distinción que puede alcanza un pato”.

“…-Qué hijos tan hermosos tiene esta madre -dijo la anciana pata del pañuelo-. Todos son preciosos salvo uno, que no le ha salido bien. Me gustaría que lo repitiera.
-Eso es imposible, Señoría -dijo la madre de los patitos-. No es hermoso, pero tiene buen carácter y nada tan maravillosamente como los demás, incluso me atrevería a decir que algo mejor. Espero que en el futuro mejores su aspecto, ¡o que sea más pequeño! Ha permanecido demasiado tiempo dentro del huevo y por eso no tiene la forma adecuada…”

“… -Los demás patitos son preciosos -dijo la anciana-. Sentíos en vuestra casa, y si encontráis una cabeza de anguila, traédmela.
Y en su casa se sintieron.
Pero el pobre patito que había sido el último en salir del cascarón fue objeto de picotazos, empellones y bromas por parte de patos y gallinas…”

20150808_121211
“…Estaba en el pantano, entre los carrizos, cuando el sol volvió a calentar y las alondras reanudaron su canto. Había llegado la primavera.
Entonces levantó de un solo golpe las alas, y, batiéndolas con fuerza, se alejó velozmente de allí; y, antes de que pudiera darse cuenta, se encontró en un gran jardín donde los manzanos estaban en flor y las lilas, de intenso aroma, colgaban de sus largas ramas verdes y se inclinaban sobre los sinuosos canales. ¡Oh, qué lugar tan maravilloso, qué frescor primaveral! Justo frente a él, de entre la espesura, surgieron tres hermosos cisnes blancos; batieron las alas y avanzaron ligeros por el agua. El patito reconoció a los espléndidos animales y quedó sumido en una extraña melancolía.
-¡Volaré hasta esas aves regias! Y ellas me matarán a picotazos por osar, siendo tan feo, acercarme a ellas. ¡Pero no me importa! ¡Mejor que me maten ellas que volver a sufrir los rigores del invierno, aguantar que me piquen los patos, me picoteen las gallinas y me cosa a puntapiés la moza que cuida del corral!
Y voló hasta el agua y nadó hacia los magníficos cisnes, que al verlo lo recibieron ahuecando el plumaje.
-¡Matadme! -dijo el pobre animal mientras agachaba la cabeza hacia la superficie del agua y se aprestaba a morir.
Pero ¿qué es lo que vio en las claras aguas? Vio su propia imagen reflejada, que no era ya la de un torpe y oscuro patito feo y repugnante, sino la de un cisne…”

“… -¡El nuevo es el más hermoso! ¡Tan joven y tan bonito!
Y los cisnes mayores se inclinaron ante él.
Entonces se sintió avergonzado y escondió la cabeza tras las alas, aunque él mismo ignoraba el porqué. Era demasiado feliz, pero no sentía orgullo, pues un buen corazón jamás es orgulloso. Pensaba en lo mucho que lo habían perseguido y escarnecido para ahora oír a todos decir que era la más maravillosa de todas las aves. Las lilas se inclinaban con sus ramas hacia él hasta tocar el agua y el sol brillaba cálido y fuerte. Ahuecó el plumaje, alzó el esbelto cuello y, con todo su corazón, exclamó:
-¡Jamás soñé tanta dicha cuando era el patito feo!”
20150808_120502

(Hans Christian Andersen, Cuentos (ilustrados por Nikolaus Heidelbach), Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, Barcelona, 2005)