L’encaix del poble valencià a l’Estat

L’Estat de les Autonomies és un dels pilars del sistema constitucional espanyol. Les autonomies van ser erigides per a donar resposta a la reivindicació política dels drets de les comunitats històriques, i en tant Administraciones Públiques més pròximes al ciutadà, potenciadores i coordinadores de les Administracions més pròximes, els municipis.

Com a seqüela de la profunda crisi econòmica, ha sigut posat en dubte este Estat de les Autonomies, perquè han eixit a flotació les seus disfuncionalitats, i algunes persones amb mentalitat centralista han intentat responsabilitzar-les dels problemes del dèficit i del deute públic, tot i que l’embranzida més forta en contra d’eixe Estat està protagonitzada pel moviment independentista català.

És cert que el desenrotllament del sistema autonòmic ha generat una sèrie de sinèrgies negatives, com poden ser l’excessiva competitivitat que s’ha establit entre les diferents autonomies, als efectes d’acaparar competències i recursos públics, la qual cosa ha portat a un estat generalitzat on imperen les reclamacions per suposats greuges comparatius que, en general, conduïxen al sentiment negatiu del victimisme.

El transcurs del temps ens dóna una imatge del procés autonòmic segons la qual, amb l’aprovació de la Constitució Espanyola de 1978 i els Estatuts d’Autonomia que la van seguir, s’hauria donat el tret d’eixida en la competició per equips autonòmics, cap a la major acumulació possible de competències i poder territorial, encara que això ens féra perdre de vista la necessària solidaritat entre els pobles hispànics, producte dels imprescindibles acords i pactes entre els ens autonòmics i l’Estat.

Així, hem arribat a una situació on, com a conseqüència de la crisi econòmica, conviuen un sistema de finançament injust i un (no) repartiment dels recursos que pertanyen a tots, l’aigua per exemple. En eixe sentit, convé recordar que les  associacions de regants i usuaris, principals interessats en la bona gestió de l’aigua com  a bé comú,  van arribar a acords per a la concreció del Pla Hidrològic Nacional a través del transvasament d’aigües del riu Ebre. Acords que van ser ignorats pel Govern de Zapatero a l’hora de derogar els articles de la Llei del PHN que contemplaven el dit transvasament.

Interessos partidistes i apoderament de determinats governs autonòmics amics, es van imposar al consens i a la resolució de problemes estructurals greus d’altres autonomies, considerades com a enemigues polítiques (de diferent signe partidari) i, per tant, víctimes propiciatòries dels pactes aconseguits entre els partits que sustentaven el Govern d’Espanya i les comunitats autònomes beneficiàries.

Encara que semble un contrasentit, és possible que la major facilitat per a arribar a acords en el si dels diferents sectors de la societat civil -en comparació amb els partits polítics-, siga facilitat pel fet que les organitzacions ciutadanes perseguixen allò que els autors de La urna rota qualifiquen com a ‘interessos contraposats‘, amb els quals es poden enfilar transaccions i pactes, en compte de la utòpica persecució d’un ‘interés general‘ en quant “il·lusió metafísica on es refugia el legislador“, que sovint amaga mers interessos dels partits.

De vegades, cal trencar les amarres dels interessos partidistes, teixits amb la pulsió de conquista i manteniment del poder, així com per a l’establiment d’aliances amb les forces que els poden ajudar en eixe objectiu, al seu torn enrocades en els seus propis interessos partidistes, per la qual cosa resulta difícil eixir d’eixa espiral que gira entorn del melic on es miren els partits polítics.

Així, podem afrontar els desequilibris polítics i territorials més enllà del prisma polític partidista, des de la perspectiva de la vertebració de la societat civil, als efectes de donar la volta a la truita organitzativa de l’Estat i aconseguir un millor ordenament jurídic i pràctic en matèria de régimen electoralfinançament, distribució dels recursos públics, i transparència en el funcionament de l’Administració Pública i dels partits polítics, així com en l’enfortiment d’eixa societat civil que, a estes altures de la correguda constitucional, encara no pareix haver aconseguit la majoria d’edat per a arribar a ser subjecte conscient i responsable, actiu i determinant en l’adopció del rumb cap al qual ha de dirigir les seues passes la societat espanyola.

És evident que la societat civil es vertebra a través de vies organitzatives i comunicacionals, tant informals com formals. L’omnipresència de les xarxes socials ha de facilitar la vertebració de la societat civil, sobretot entre els sectors amb perfils semblants i dins de l’àmbit més informal, sense descartar la seua utilització en les estructures formals (estables).

Com hem dit adés, la vertebració per a la participació de la ciutadania en l’àmbit sociopolític, ha de sustentar-se en la base del municipi (amb els seus Consells de Participació Ciutadana), en tant que entitat pública més pròxima al ciutadà, per a -a través de les entitats supramunicipals, com ara les mancomunitats i comarques-, obtindre una vertebració estable de la societat civil, sempre connectada i sempre disposada a ser col·laboradora i crítica amb l’Administració Autonòmica corresponent. (Per cert, el paper que han de jugar, o no, les Diputaciones Provincials, podria ser un objecte de discussió).

Una vegada aconseguida esta estructuració autonòmica de la ciutadania [per a la Comunitat Valenciana hem realitzat una proposta de vertebració de la societat civil on el Consell Valencià de Cultura tindria el  seu paper de convocatòria i lideratge, a #JuntsTornem http://wp.me/p4n4JW-74 ], hauria d’afavorir-se l’encaix de l’estructura autonòmica amb l’Estat. Ací podria jugar un paper rellevant el Senat, eixa institució que no acaba de trobar un lloc clar en l’organigrama eixit de la Constitució, a pesar de ser concebut com a òrgan de representació territorial. L’establiment dels fòrums adequats per a la coordinació dels diferents territoris (en tant que espais habitats per ciutadans, amb cultures i interessos propis i, moltes vegades enfrontats), podria ser una de les seues competències més importants.

(Fotografia: El Tribunal de les Aigües de València, en el Naixement de la Falla Na Jordana, 2015. Figures confeccionades amb tests)

Cuando media Cataluña ocupaba Cataluña entera

 

Tanto el 9-N como el 27-S, las urnas de cartón y las de poliuretano acogieron en su seno cerca de 1.800.000 papeletas favorables al inicio del procés soberanista. Esos resultados significan, en ambos casos, un porcentaje inferior al 50% del electorado catalán. Pero, por otra parte, ponen de manifiesto que existe un proceso de enquistamiento del electorado catalán, en pro y en contra de la independencia, es decir, “ha ocurrido lo que el propio Artur Mas decía temer [en TV3] acerca de las consecuencias de un referéndum de autodeterminación, cuando se manifestaba contrario a su celebración porque ‘dividiría al país en dos'” (Josep Borrell y Joan Llorach, Las cuentas y los cuentos de la independencia).
A todo eso, los líderes catalanistas han participado decisivamente en la construcción de la España constitucional (Miquel Roca fue padre de la Constitución y los catalanes la votaron favorablemente con una mayoría aplastante), en la confección de Gobiernos de España (tanto del PSOE como del PP), así como en el diseño del sistema de financiación autonómica vigente (propuesto por el expresidente Zapatero y consensuado con el Govern). Ello, ha facilitado la consolidación del régimen democrático en España, al tiempo que ha servido para que Cataluña obtuviera beneficios en cuanto a profundización de la autonomía y recursos destinados a su territorio.

padres_constitucion (II)
(Fuente: http://www.fuenterrebollo.com)

Con motivo de la crisis, la clase política catalanista ha querido traspasar los efectos nocivos de aquella al poder español, especialmente al PP como partido que representa la unidad de España, que presentó (junto con el Defensor del Pueblo, entre otros) recurso contra el Estatut, y contra el cual se levantó el muro de silencio obra del Pacte del Tinell.
Sin embargo, el volumen de las voces soberanistas ha subido de tono cuando se han destapado las tramas de corrupción que señalan al partido que ha gobernado Cataluña durante más de treinta años, como una de las mayores castas extractivas de la política europea, con el exHonorable Jordi Pujol al frente, junto con su familia numerosísima respecto de la que no se conocen los lazos de unión con su ahijado político, Artur Mas.
Ahora, Cataluña -en contra de lo antes deseado por Mas- ha sufrido una ruptura en su cuerpo social de difícil restañamiento. Sin poseer ni la mayoría cualificada para reformar el Estatut, ni la mayoría de votos como para ganar las elecciones plebiscitarias, que organizaron bajo la etíqueta de Junts pel Sí, las fuerzas catalanistas neoindependentistas proclaman la República Catalana, dentro de la XI legislatura (?), en boca de la Presidenta del Parlament Carme Forcadell. Y, para hacer realidad sus ilusiones, buscan desesperadamente el apoyo de la CUP, una formación anticapitalista y antiespañola, que no pega ni con cola con el partido conservador y reformista de-toda-la-vida de Mas-Pujol.

A pesar de utilizar las herramientas democráticas (tampoco podemos olvidar que Hitler alcanzó el poder a través de las urnas), la imposición de la hoja de ruta de la mitad del sector independentista al resto de la sociedad catalana, tiene su correlato en la descripción que Jaime Gil de Biedma hacía de la situación opresiva generada por el franquismo: Media España ocupaba España entera, dijo.
Además de lograr ‘dividir al país en dos’, Mas ha conseguido destruir la eterna coalición con la Unió Democràtica de Catalunya de Duran i Lleida, y una pérdida notable y progresiva de su apoyo electoral, motivo por el que ha terminado en brazos de la ERC de Oriol Junqueras, primero, y en los de la CUP, últimamente.
No satisfechos con poner los fundamentos del apartheid catalán, las fuerzas soberanistas han querido plasmar su filosofía escisora a la hora de distribuir los escaños en el Parlament, de manera que se visualice claramente la división entre ellos y el resto de partidos políticos con representación parlamentaria.
Los vientos huracanados que nos ha traído la crisis económica, junto con el aroma fétido de la trama corrupta, han conseguido que el seny, tradicionalmente asignado a la sociedad catalana en conjunto y, particularmente a su clase política, se transforme en la rauxa, también imputada, puntualmente, al carácter catalán. Alguien, de entre las fuerzas soberanistas, ha de poner el seny necesario para frenar la rauxa que divide a los catalanes en dos mitades, que puede iniciar la espiral de la desobediencia entre cada una de las dos mitades de la sociedad catalana, y que causa desasosiego entre los diferentes pueblos que integran el Estado español.
Hay una tarea pendiente y urgente que realizar: la nueva aprobación de un sistema de financiación autonómica que sea justo y que garantice el Estado del Bienestar para todos. En cuanto a lo demás, así como hay una disposición adicional primera de la Constitución, que mira al pasado (hacia los “derechos históricos de los territorios forales”, también puede existir una disposición adicional quinta (junto con las disposiciones transitorias que correspondan), que mire al futuro, a la realidad de una Cataluña que renueva sus vínculos con una España plural, justa y solidaria.
Hasta aquí podéis leer… De momento…
(Más en Se le está pasando el arroz (a #JuntspelSeny, de la Tierra Media { http://wp.me/p5yGMp-3P }, del blog podemoslaespiral.wordpress.com).

Ni financiación, ni RTVV, ni ministros: El pueblo valenciano, fuera de la Constitución

20150715_202921
(Ilustración: Ortifus, del libro El finançament valencià, de Vicent Cucarella, Ed. Bromera)

Índice

  1. El maltrato permanente a la Comunitat Valenciana en financiación e inversiones.
  2. ¿Qué respuesta da la Constitución Española a esta realidad de la Comunitat Valenciana?
  3. Conclusiones.
  4. ¿Qué hacer (y quién/es)?.

1. El maltrato permanente a la Comunitat Valenciana en financiación e inversiones.

Primera.- “(…) los valencianos tenemos una renta per cápita inferior en un 12% a la media española. Esta situación nos tendría que hacer receptores de la solidaridad interpersonal e interterritorial, de manera que nuestra balanza fiscal fuera positiva, o sea, que recibiéramos del Estado bastante más de lo que aportamos en impuestos y cotizaciones. Pero la realidad es muy distinta y no solo no disfrutamos de un superávit en la balanza fiscal, sino que sufrimos un déficit del 2% de nuestro PIB (aproximadamente 2.000 millones de euros anuales). Eso convierte a los valencianos en la única comunidad autónoma pobre que además aporta más de lo que recibe. Las principales causas de este comportamiento atípico de la balanza fiscal valenciana, las encontramos fundamentalmente en la discriminación que sufrimos en el sistema de financiación autonómica y en la menor inversión estatal en tierras valencianas” (El finançament valencià, pág. 151).

El maltrato permanente en la financiación autonómica ha provocado que la Generalitat tenga que recurrir a endeudarse más y más desde hace décadas […] La discriminación financiera deteriora nuestra calidad de vida, reduce el estado del bienestar, debilita las políticas de fomento económico y afecta también a los sectores más desfavorecidos, que no reciben la protección social ni las ayudas públicas necesarias” (Op. cit. págs. 152-153).

Segunda.- Esta discriminación financiera llevó al expresidente Fabra -entre otros recortes en prestaciones y servicios públicos- a cerrar RTVV, de manera que la Comunidad Valenciana es la única con lengua propia (y sin lengua propia) que no tiene una radio-televisión pública.

2. ¿Qué respuesta da la Constitución Española a esta realidad de la Comunitat Valenciana?

(Declaración de intenciones)

PREÁMBULO

La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.

…/…

Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

TÍTULO PRELIMINAR

Artículo 1

1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

…/

Artículo 3

1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.

3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

Artículo 9

/…

2. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.

…/

(Regulación normativa)

Título I

Capítulo II

Artículo 14

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Artículo 20

/…

3. La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

Artículo 31

/…

2. El gasto público realizará una asignación equitativa de los recursos públicos, y su programación y ejecución responderán a los criterios de eficiencia y economía.

Artículo 40

1. Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica.…/

Título VIII

Artículo 138

1. El Estado garantiza la realización efectiva del principio de solidaridad, consagrado en el artículo 2 de la Constitución, velando por el establecimiento de un equilibrio económico, adecuado y justo, entre las diversas partes del territorio español...

2. Las diferencias entre los Estatutos de las distintas Comunidades Autónomas no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos o sociales.

Artículo 158

1. En los Presupuestos Generales del Estado podrá establecerse una asignación a las Comunidades Autónomas en función del volumen de los servicios y actividades estatales que hayan asumido y de la garantía de un nivel mínimo en la prestación de los servicios públicos fundamentales en todo el territorio español.

2. Con el fin de corregir desequilibrios económicos interterritoriales y hacer efectivo el principio de solidaridad, se constituirá un Fondo de Compensación con destino a gastos de inversión, cuyos recursos serán distribuidos por las Cortes Generales entre las Comunidades Autónomas y provincias, en su caso.

3. Conclusiones

1ª. La discriminación financiera y de inversiones que padece la Comunidad Valenciana, vulnera los principios de igualdad y solidaridad, entre otros, mientras que la no existencia de RTVV significa un menoscabo hacia la cultura y la lengua propia del pueblo valenciano, además de repercutir negativamente en su cohesión social y en el desarrollo del sector audiovisual valenciano.

2ª. Mientras los poderes del Estado no pongan remedio a estas discriminaciones objetivas, el pueblo valenciano estará al margen de la Constitución que ampara a todos los españoles.

4. ¿Qué hacer (y quién/es)?

Mariano Rajoy, nombró un Gobierno en el que -como viene siendo habitual- no hay ningún ministro valenciano. Ante el reto soberanista que viene de Cataluña y la necesidad de llegar a pactos de gobierno con otros grupos políticos, toda la sensibilidad territorial de dicho Gobierno parece orientada a dar respuesta a las Agendas Catalana, Vasca y Canaria. Dado el peligro evidente de que los intereses del pueblo valenciano se vean nuevamente vulnerados desde el poder central, cabe preguntarse: ¿es posible que los diputados valencianos (de Compromís y otros partidos) establezcan una Agenda Valenciana al objeto de llevar a cabo la negociación con los representantes de todos los españoles, para conseguir los supremos objetivos democráticos y que, en justicia, corresponden al pueblo valenciano?:

A) Establecer un sistema de financiación autonómica justo y a la mayor brevedad posible.

B) Hasta que sea aprobado dicho sistema de financiación, y dado que la Comunidad Valenciana sufre un déficit del 2% de su PIB (aproximadamente 2.000 millones de euros anuales), se debe negociar la transferencia de recursos del Estado para garantizar una prestación adecuada de los servicios sociales básicos (Sanidad, Educación y Bienestar Social) en nuestra Comunidad, así como la reapertura de Radiotelevisión Valenciana.

C) Otros.

Dogmas y luchas partidistas aparte, cabe preguntarse: ¿merece la pena luchar por la realización de un sistema democrático más justo, y por los legítimos intereses del pueblo valenciano?