Cuéntame El Patito Feo (a la valenciana)

IMG_1565

 

¿Por qué afirmamos que la Comunitat Valenciana es El Patito Feo de España, dentro de la charca española?

1.- Por marginación del Estado en cuanto a financiación e inversiones públicas

La Comunitat Valenciana es un caso raro, pues es la única que además de pobre (su renta per cápita está por debajo de la media nacional), es pagana (contribuye en lugar de recibir fondos estatales). Además, el nivel de inversiones del Estado no se corresponde con el peso poblacional y económico de nuestra Comunitat. Todo ello la ha conducido a ser la única que no tiene radiotelevisión pública propia, cuando posee lengua propia. Nadie niega este hecho.

2.- Por percepción negativa de los ciudadanos de las restantes Comunidades Autónomas

Según un estudio de 2011, “… hoy las comunidades que despiertan mayor confianza entre los españoles son las de Madrid (24%), Cataluña (22%) y Andalucía (21%). La Comunidad Valenciana inspira seguridad a solo un 12% de los encuestados, un porcentaje que la sitúa por detrás de vascos, asturianos y casi al mismo nivel de castellano-leoneses y extremeños. Si hacemos la pregunta contraria (comunidades que generan menor confianza), (Cataluña (33%) y el País Vasco (30%) lideran la lista, seguidas por Andalucía (25%), Madrid (20,3%) y… ¡la Comunitat Valenciana (20,1%)! Séptima en mayor confianza y quinta, empatada con la cuarta, en mayor desconfianza… Se puede entender que catalanes y vascos sean vistos de manera suspicaz por un nutrido grupo de españoles o que, al revés, Madrid lo sea igualmente para muchos catalanes y vascos, pero ¿y los valencianos? ¿Qué hemos hecho para ser considerada la quinta (¡casi la cuarta!) comunidad que inspira menor confianza de toda España? Una comunidad que en su himno ‘regional’ especifica que la región vive y trabaja ‘para ofrendar nuevas glorias a España…’ y que no dispone de mayorías políticas nacionalistas […] Para los ‘amigos’ catalanes, la confianza en los valencianos es todavía menor que para la media de los españoles: solo un 10,7% de los encuestados en Cataluña declaran confiar en la Comunitat Valenciana, una confianza mucho menor que la que los catalanes tienen depositada en Madrid (18%) […] Si preguntamos a los habitantes de Cataluña qué comunidades autónomas les generan menor grado de confianza, la primera es Madrid (33%) y la segunda…, la Comunitat Valenciana (30,4%), muy por encima de la tercera (Andalucía, con un 24,2%)” (Josep Vicent Boira, Valencia, La tormenta perfecta, pág. 48).
Por ello, nos preguntamos: ¿Hasta cuándo los valencianos hemos de continuar ofrendando nuevas glorias a España? ¿Hay alguien que aún se crea, en serio, el proyecto de Països Catalans?

IMG_2690
(Patos en el Parque de Marxalenes, Valencia)

3.- En consecuencia, por falta de solidaridad de las demás Comunidades Autónomas

-Desean que continúe ejerciendo el papel de Cenicienta y Patito Feo de España (alguien tiene que continuar pagando el pato).

-¿Agua..? “para los patos”. Ni trasvase del Ebro (Cataluña y Aragón se oponen, como si el agua fuese de su propiedad), ni trasvase Tajo-Segura (García Page, Presidente de Castilla-La Mancha con el apoyo de Podemos, pretendía cargárselo de un plumazo).

4.- Por ser considerada la Comunidad más corrupta

Tal vez, la percepción negativa que se tiene del pueblo valenciano provenga de la idea, tan compartida por el resto de españoles, de que la Comunitat Valenciana es la más corrupta de España. Como muestra, unos botones:

-“Valencia, probablemente el más corrupto gobierno de un país tan corrupto como España…” (Manuel Castells, Redes de indignación y esperanza, pág. 308).

-“La CAM es lo peor de lo peor…” (Miguel Ángel Fernández Ordóñez, cuando era Gobernador del Banco de España).

-“La corrupción está inscrita en los genes de los valencianos” (Un presentador, impresentable) de La Sexta.

… Y se quedan más anchos que largos… Solo se atreven a decir estas cosas del pueblo valenciano porque, desde los tiempos del Conde-Duque de Olivares nos tienen por “más muelles”.

Sin embargo, con datos y números en la mano, ¿alguien puede afirmar seriamente que la corrupción está más extendida en la Comunitat Valenciana que en la Andalucía de los ERE, el fraude multimillonario de los contratos de formación, y la red clientelar que impide la alternancia política en esa comunidad)? ¿Valencia más corrupta que la Cataluña del Molt exHonorable Pujol y de las ‘mordidas’ del 3-4%? ¿Valencia gana a Madrid en materia de corrupción, si tenemos en cuenta dónde está el origen de las tramas Gürtel y Púnica, desde dónde operaba Bárcenas, y cuál era el nivel de corrupción en Caja Madrid?

Otra cosa es que, tanto a las personas físicas como a las jurídicas, siempre les conviene tener a mano un chivo expiatorio que cargue con las culpas de los demás. En materia de corrupción, ha venido bien señalar a la Comunitat Valenciana como la más corrupta, para así continuar progresando, y manteniendo pobre, pagana y sumisa a Valencia. También -o, sobre todo- a Madrid, al Gobierno de España y al PP madrileño y español, para que nuestra Comunitat pagara el pato de los platos rotos ocasionados por la crisis y los casos de corrupción destapados, principalmente, por los medios de comunicación.

En fin… Por la dignidad del pueblo valenciano, este cuento… ¿se ha acabado?

Anuncis

Cenicienta (a la valenciana), este cuento no se ha acabado

20150412_131451
(Ilustración: ‘Be mine‘, graffiti en el Centro Histórico de Valencia)

“Érase una vez… Y otra… Y otra vez…”

Ya van siendo muchos años en los que una Comunidad Autónoma pobre -cuya renta per cápita es inferior a la media española- queda como pagana en un sistema de financiación autonómica injusto, que maltrata a esta Cenicienta de la España de las Autonomías, también olvidada por el Estado a la hora de asignar los recursos necesarios para progresar en materia de infraestructuras, por ejemplo.

El Informe sobre Balanzas Fiscales, correspondiente al año 2012, indicaba que el déficit fiscal valenciano se acerca a los 1.500 millones de euros (la diferencia negativa entre lo que se aporta y lo que se recibe). Pero, también pueden verse en otras entradas del blog lavalenciavirtual.wordpress.com, más estudios y análisis que demuestran la situación subalterna -rayana en la condición de colonia- del pueblo valenciano y algunas de las voces que se han levantado en señal de protesta.

Esta infrafinanciación, prolongada en el tiempo (que se extenderá, como mínimo, al año 2016, donde cada valenciano recibirá 314 euros menos que la media española), ha tenido -entre otros efectos nefastos- el cierre de la Radiotelevisión Pública Valenciana, lo que añadido al ninguneo aplicado por los medios de comunicación con sede en Madrid, ha supuesto la invisibilidad y la mayor de las marginaciones a esta sufrida Cenicienta de España.

Podría esperarse que esta posición de servidumbre de la Comunidad Valenciana fuera reconocida y valorada por los representantes de los ciudadanos de la demás Comunidades Autónomas, así como por los miembros del Gobierno Central. Sin embargo, “¿con qué moneda ‘paga’ España a Valencia su ofrenda de nuevas glorias, como dice su himno ‘regional’?” se pregunta  Josep Vicent Boira en su libro Valencia, la tormenta perfecta (pág. 51). Pues bien, hasta este momento, la Meseta Madr(astra) y las Comunidades Hermanas(tras) han negado al pueblo valenciano el agua (el trasvase del Ebro, sin ir más lejos) y la sal (el ‘salario’, los recursos, que se merece para poder mantener un nivel digno de los servicios esenciales, propios de un Estado del Bienestar que se precie: Sanidad, Educación y Servicios Sociales.

De esta situación injusta provocada por el sistema de financiación y la escasa recepción en materia de infraestructuras, son conscientes:

-El Consell de la Generalitat Valenciana (versión ‘Open Windows XP’).
-Algunos dirigentes empresariales valencianos (buenos).
-Los partidos que dan apoyo al Gobierno Valenciano (PSOE, Compromís y Podem).
-El PPCV (ahora en la oposición), que ha gobernado la Generalitat Valenciana hasta el 24-M-15, y Ciudadanos.
-El mismísimo Gobierno de España (y de Rajoy), que es quién encarga los Informes sobre Balanzas Fiscales.

Todos ellos han mostrado su voluntad de solucionar el maltrato fiscal y la insuficiencia inversora del Estado, pero ha sido imprescindible la concienciación de la sociedad civil valenciana, para que se iniciara el camino hacia la cohesión de nuestra comunidad, con el objetivo de conseguir cotas más elevadas de Justicia Social.

Mas, en estos momentos, recae en el valencianismo político buena parte de la responsabilidad para hacer posible que se cumplan los deseos de los valencianos de conseguir una mayor -y generalizada- prosperidad. Todo contratiempo puede representar una oportunidad para solucionar los problemas que aquejan a nuestra sociedad, y nunca unos pocos votos pudieron representar tanto para la defensa de los intereses del pueblo valenciano y la reforma que precisa el sistema constitucional español.

Así como la pérdida del zapato de Cenicienta le supuso la conquista de la Corona, el complicado marco político que nos han dejado las elecciones del 26-J, puede suponer una ocasión tanto para dar respuesta al estado de desamparado que aqueja a la sociedad valenciana, como para establecer las nuevas bases políticas que requiere el sistema constitucional español. Ahora, cuando la viabilidad de la legislatura depende de unos pocos votos, la decisión de los diputados de Compromís, puede hacer bascular la política española hacia la solución de los problemas que aquejan al pueblo valenciano, así como posibilitar el establecimiento  de una nueva planta constitucional que persiga los siguientes objetivos:

-Fundamentalmente, se trataría de abrir un proceso de construcción de un nuevo modelo de financiación justo, y que pudiera servir de base para ulteriores modificaciones legislativas y constitucionales.
-Iniciar una modificación (simple) de la Constitución española, que constara de los siguientes apartados:
·Cambiar la frase “dentro del marco de la Constitución”, del párrafo segundo de la disposición adicional primera (reconocimiento de los regímenes forales), por “según el principio de solidaridad establecido en el art. 138 de la Constitución”, al objeto de permitir el equilibrio en el modelo de financiación autonómica.
·Añadir la disposición adicional quinta, en el sentido de reconocer la definición de Cataluña como nación, contemplada en el Preámbulo del Estatut Català.
·Modificación del art. 69, sobre el Senado, a fin de que la circunscripción para las elecciones de los senadores sea la Comunidad o la Ciudad Autónoma. También podría establecerse que la sede de esta Cámara legislativa resida en Barcelona.
·Profundización en la independencia del Poder Judicial.

Por otra parte, sería deseable establecer una nueva normativa para conseguir:

·Una mayor profesionalización de la función pública.

·Más efectividad en la lucha contra la corrupción.
·Cualquier otra reforma legal que dé consistencia al nuevo sistema…

Ante el cúmulo de debilidades políticas que nos han dejado los resultados de las elecciones generales del 26-J, los diputados de Compromís (bien posicionados entre los intereses de los gobiernos valenciano y español, y como contrapeso tanto a la fuerza centrífuga del soberanismo catalán, como a la centrípeta del Estado Español)  están en condiciones de empuñar la varita mágica del (H)Ada Madrina -que tan bien saben manejar los Directores de las Bandas de Música y Els Tornejants de nuestras fiestas tradicionales- capaz de convertir las calabazas tradicionalmente adjudicadas a nuestro pueblo, en la carroza a la que subirse para no perder el tren que ha de conducirle hacia mayores cuotas de Bienestar Social.

Ni financiación, ni RTVV, ni ministros: El pueblo valenciano, fuera de la Constitución

20150715_202921
(Ilustración: Ortifus, del libro El finançament valencià, de Vicent Cucarella, Ed. Bromera)

Índice

  1. El maltrato permanente a la Comunitat Valenciana en financiación e inversiones.
  2. ¿Qué respuesta da la Constitución Española a esta realidad de la Comunitat Valenciana?
  3. Conclusiones.
  4. ¿Qué hacer (y quién/es)?.

1. El maltrato permanente a la Comunitat Valenciana en financiación e inversiones.

Primera.- “(…) los valencianos tenemos una renta per cápita inferior en un 12% a la media española. Esta situación nos tendría que hacer receptores de la solidaridad interpersonal e interterritorial, de manera que nuestra balanza fiscal fuera positiva, o sea, que recibiéramos del Estado bastante más de lo que aportamos en impuestos y cotizaciones. Pero la realidad es muy distinta y no solo no disfrutamos de un superávit en la balanza fiscal, sino que sufrimos un déficit del 2% de nuestro PIB (aproximadamente 2.000 millones de euros anuales). Eso convierte a los valencianos en la única comunidad autónoma pobre que además aporta más de lo que recibe. Las principales causas de este comportamiento atípico de la balanza fiscal valenciana, las encontramos fundamentalmente en la discriminación que sufrimos en el sistema de financiación autonómica y en la menor inversión estatal en tierras valencianas” (El finançament valencià, pág. 151).

El maltrato permanente en la financiación autonómica ha provocado que la Generalitat tenga que recurrir a endeudarse más y más desde hace décadas […] La discriminación financiera deteriora nuestra calidad de vida, reduce el estado del bienestar, debilita las políticas de fomento económico y afecta también a los sectores más desfavorecidos, que no reciben la protección social ni las ayudas públicas necesarias” (Op. cit. págs. 152-153).

Segunda.- Esta discriminación financiera llevó al expresidente Fabra -entre otros recortes en prestaciones y servicios públicos- a cerrar RTVV, de manera que la Comunidad Valenciana es la única con lengua propia (y sin lengua propia) que no tiene una radio-televisión pública.

2. ¿Qué respuesta da la Constitución Española a esta realidad de la Comunitat Valenciana?

(Declaración de intenciones)

PREÁMBULO

La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.

…/…

Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

TÍTULO PRELIMINAR

Artículo 1

1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

…/

Artículo 3

1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.

3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

Artículo 9

/…

2. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.

…/

(Regulación normativa)

Título I

Capítulo II

Artículo 14

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Artículo 20

/…

3. La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

Artículo 31

/…

2. El gasto público realizará una asignación equitativa de los recursos públicos, y su programación y ejecución responderán a los criterios de eficiencia y economía.

Artículo 40

1. Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica.…/

Título VIII

Artículo 138

1. El Estado garantiza la realización efectiva del principio de solidaridad, consagrado en el artículo 2 de la Constitución, velando por el establecimiento de un equilibrio económico, adecuado y justo, entre las diversas partes del territorio español...

2. Las diferencias entre los Estatutos de las distintas Comunidades Autónomas no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos o sociales.

Artículo 158

1. En los Presupuestos Generales del Estado podrá establecerse una asignación a las Comunidades Autónomas en función del volumen de los servicios y actividades estatales que hayan asumido y de la garantía de un nivel mínimo en la prestación de los servicios públicos fundamentales en todo el territorio español.

2. Con el fin de corregir desequilibrios económicos interterritoriales y hacer efectivo el principio de solidaridad, se constituirá un Fondo de Compensación con destino a gastos de inversión, cuyos recursos serán distribuidos por las Cortes Generales entre las Comunidades Autónomas y provincias, en su caso.

3. Conclusiones

1ª. La discriminación financiera y de inversiones que padece la Comunidad Valenciana, vulnera los principios de igualdad y solidaridad, entre otros, mientras que la no existencia de RTVV significa un menoscabo hacia la cultura y la lengua propia del pueblo valenciano, además de repercutir negativamente en su cohesión social y en el desarrollo del sector audiovisual valenciano.

2ª. Mientras los poderes del Estado no pongan remedio a estas discriminaciones objetivas, el pueblo valenciano estará al margen de la Constitución que ampara a todos los españoles.

4. ¿Qué hacer (y quién/es)?

Mariano Rajoy, nombró un Gobierno en el que -como viene siendo habitual- no hay ningún ministro valenciano. Ante el reto soberanista que viene de Cataluña y la necesidad de llegar a pactos de gobierno con otros grupos políticos, toda la sensibilidad territorial de dicho Gobierno parece orientada a dar respuesta a las Agendas Catalana, Vasca y Canaria. Dado el peligro evidente de que los intereses del pueblo valenciano se vean nuevamente vulnerados desde el poder central, cabe preguntarse: ¿es posible que los diputados valencianos (de Compromís y otros partidos) establezcan una Agenda Valenciana al objeto de llevar a cabo la negociación con los representantes de todos los españoles, para conseguir los supremos objetivos democráticos y que, en justicia, corresponden al pueblo valenciano?:

A) Establecer un sistema de financiación autonómica justo y a la mayor brevedad posible.

B) Hasta que sea aprobado dicho sistema de financiación, y dado que la Comunidad Valenciana sufre un déficit del 2% de su PIB (aproximadamente 2.000 millones de euros anuales), se debe negociar la transferencia de recursos del Estado para garantizar una prestación adecuada de los servicios sociales básicos (Sanidad, Educación y Bienestar Social) en nuestra Comunidad, así como la reapertura de Radiotelevisión Valenciana.

C) Otros.

Dogmas y luchas partidistas aparte, cabe preguntarse: ¿merece la pena luchar por la realización de un sistema democrático más justo, y por los legítimos intereses del pueblo valenciano?

 

#2demayoVLC Napoleón, el general Suchet y el ‘Poulet à la d’Albufera’

Screenshot_2015-05-02-12-02-53~2~2
(El mariscal Suchet, Primer Duque de la Albufera. Fuente: Wikipedia)

LA RECETA ESCRITA

“Durante las Guerras Napoleónicas, el general Suchet obtuvo una victoria importante sobre ingleses y españoles en el lago español de la Albufera, en Valencia. Agradecido, Napoleón convirtió al general Suchet en duche de la Albufera, y el eminente chef Carême inventó una serie de platos en su honor, en particular el Poulet à la d’Albufera. Este pollo deshuesado, relleno de arroz, trufas y foie-gras y cubierto con una salsa de pimientos, caldo de ternera y crema, es una de las glorias de la alta cocina del siglo XIX, y sin duda una implacable fuente de ataques cardíacos en la época”.

(El artesano, Richard Sennett, Anagrama, Barcelona, 2012, págs. 224-225)

Ratman’s Gallery (VII). Vicent Cucarella, El finançament valencià

20150418_193944
Vicent Cucarella Tormo, autor del libro El finançament valencià. De la submissió al canvi necessari, Ed. Bromera, 2015. Un libro imprescindible en el camino de lograr un sistema de financiación autonómico equitativo y solidario. Los gráficos y las ilustraciones de Ortifus son contundentes.

(Gráfico de la ilustración: Una constelación que deberían tener en mente todos los valencianos (y españoles todos), donde queda demostrado el mal posicionamiento de la Comunidad Valenciana (CVA) en el sistema de financiación autonómico: Cuadrante III, la única CA pobre que, a su vez, es contribuidora (I, CA ricas y beneficiarias; II, CA ricas y contribuidoras; IV, CA pobres y beneficiarias). Más sobre el tema, se puede ver en las entradas Posiciona-miento http://wp.me/p4n4JW-5y y Va-lanza contra València http://wp.me/p4n4JW-5D.

“En la actualidad, los valencianos tenemos una renta per cápita inferior en un 12% a la media española. Esta situación nos tendría que hacer receptores de la solidaridad interpersonal e interterritorial, de manera que nuestra balanza fiscal fuera positiva, o sea, que recibiéramos del Estado bastante más de lo que aportamos en impuestos y cotizaciones. Pero la realidad es muy distinta y no solo no disfrutamos de un superávit en la balanza fiscal, sino que sufrimos un déficit del 2% de nuestro PIB (aproximadamente 2.000 millones de euros anuales). Eso convierte a los valencianos en la única comunidad autónoma pobre que además aporta más de lo que recibe. Las principales causas de este comportamiento atípico de la balanza fiscal valenciana, las encontramos fundamentalmente en la discriminación que sufrimos en el sistema de financiación autonómica y en la menor inversión estatal en tierras valencianas” (pág. 151).

La menor inversión estatal también es un agravio histórico, avalado por el análisis del stock de capital desde hace más de un siglo y confirmado por las recientes publicaciones de las inversiones territorializadas y por las numerosas decisiones estatales que han dificultado las dotaciones de infraestructuras valencianas” (pág. 152).

El maltrato permanente en la financiación autonómica ha provocado que la Generalitat tenga que recurrir a endeudarse más y más desde hace décadas […] la Generalitat se ha caracterizado por ser uno de los gobiernos autonómicos que menos gasta por habitante. Destina un gasto per cápita ligeramente inferior a la media en educación y sanidad; y después de hacer frente a estos dos importantes servicios básicos casi no le queda presupuesto para otras funciones de gasto, entre las cuales se encuentran cultura, protección social, fomento económico, I+D, etc. La discriminación financiera deteriora nuestra calidad de vida, reduce el estado del bienestar, debilita las políticas de fomento económico y afecta también a los sectores más desfavorecidos, que no reciben la protección social ni las ayudas públicas necesarias” (págs. 152-153).

“No solo la Administración autonómica tiene una menor dimensión relativa en la economía y la sociedad valenciana, sino que el resto de administraciones centrales y locales también están menos desarrolladas en el territorio valenciano. Eso implica un gasto público menor por habitante, menos inversión y menos puestos de trabajo. La menor presencia del sector público es un hecho constatado desde hace muchas décadas y debilita la actividad económica por falta de infraestructuras adecuadas, insuficientes medidas de fomento y de apoyo de la producción, menos ayudas sociales y un efecto indirecto menos potente porque las rentas generadas son inferiores” (pág. 153).

La situación de la Comunitat Valenciana es alarmante por diversas causas:
a) es la comunidad más endeudada con relación al PIB.
b) ha experimentado la caida más grande del número de trabajadores durante la crisis.
c) padece la mayor reducción del PIB per cápita de todo el Estado, con elevados riesgos de pobreza y exclusión social y
d) tiene un gasto público notablemente inferior a la media, que difícilmente se puede recortar más sin afectar sensiblemente la calidad de los servicios públicos” (pág. 154).

Todos sufrimos las consecuencias de una inferior financiación en forma de menor calidad y cantidad de los servicios públicos, que afectan a jóvenes y mayores, trabajadores y empresarios, empleados y parados. Es necesario… concienciarnos y evitar el pasotismo que hasta ahora ha estado provocada muy probablemente por el escepticismo ante un asunto que ha sido empleado para la batalla interna entre los políticos valencianos […] Por eso… consideramos imprescindible negociar un pacto autonómico que garantice un frente común en beneficio del estado del bienestar valenciano y la sostenibilidad de nuestros servicios públicos […] Hemos llegado a un estado crítico que ha de servir para despertar la conciencia colectiva a favor de una exigencia común para detener el expolio” (pág. 158) En ese sentido, vid. la entrada #Juntstornem http://wp.me/p4n4JW-74.

“Para cambiar la situación hace falta que nuestro Govern priorice los intereses valencianos, con el apoyo de las diferentes fuerzas sociales haciendo piña para elevar una justificada reivindicación a favor de un trato justo y poner fin definitivamente a esta historia de sumisión” (pág. 159).

(Traducción, y negrillas, propias).

#VLCTerraNiNi

Ni finançament ajustat al nostre PIB i als servicis necessaris, ni inversió estatal que atenga el nostre benestar.

Ni transvasament d’aigües de l’Ebre, ni desaladores (i ací no plou, i el camp valencià es mor de set, i el cabal del riu Xúquer no arriba al nivell ecològic…).

Ni ràdio, ni televisió públiques en valencià (instruments vertebradors del nostre poble i potenciadors del sector audiovisual valencià).

Ni ministres valencians.

Ni Dret Civil Foral (som l’únic territori de la Corona d’Aragó que no el vàrem recuperar).

Ni Fòrmula 1, ni Parc Ferrari (quin “despilfarro”!, deien molts espanyols, i també un bon grapat de valencians. Ara, Madrid i Barcelona perden el cul per fer-se amb eixos “fastos”).

Ni política partidària capaç de generar consensos en matèries bàsiques, ni vertebració de la societat civil valenciana.

Ni som, ni estem (ni pintem res a l’ambit estatal, ni l’Estat ens fa cas).

Ni ací s’acaba la Història, ni els valencians renunciarem a la nostra dignitat i al nostre benestar (NI PENSAR-HO!).